Dom. Ago 14th, 2022

Un empresario del sector explica que la caída en el consumo y la merma en la producción, generan un equilibrio que hace que los precios no se disparen en medio de la crisis inflacionaria que atraviesa el país.

“No hemos tenido nada”, con esas palabras define al mercado de la carne en San Juan el empresario Sebastián Parra, propietario de uno de los frigoríficos más importantes de la provincia. Es que, a pesar de la disparada del dólar y de la galopante inflación que se desató tras la renuncia de Martín Guzmán en la cartera económica Nacional, el empresario afirma que “desde hace dos meses a la fecha, el mercado está muy tranquilo. No ha habido modificación de precios ni bajas”.
La situación llama la atención, ya que hay productos como la carne de pollo y los huevos, que, sí han subido en las últimas semanas, según indica Mario Gee, de Avícola Miriam. En este caso, el empresario nos e aventuró a dar un porcentaje, ya que lamento que todo sube todos los días.

Volviendo con la carne vacuna, Parra explica que “la carne a diferencia de otros productos, tiene sus propias variantes. Podes tener una gran inflación, pero si las variantes de la carne no han tenido modificaciones, es muy difícil que se modifique el precio”. En este sentido, agrega que la carne es un mercado “muy atomizado, es decir: muchos compradores y vendedores. Y los precios se dan por la oferta y demanda”.

Si bien Parra entiende que los problemas con el gasoil y los insumos para la crianza, se han dado en el sector, agrega que la falta de incentivos ha generado una baja en las cabezas de ganado en los últimos años. Parra estima que la caída puede ser de un “30%”. Entendiendo la ley de la oferta y la demanda: “a mayor demanda mayor precio” uno podría pensar que el valor de la carne aumentaría, pero Parra explica que hay un factor que mantiene en equilibrio los precios: la caída del consumo.

“La baja del consumo ha estado acompañando a la baja de producción y más o menos, se ha estado equiparando la oferta y la demanda, es por eso, que, en estos últimos dos meses, no hemos visto variación en el precio”, explica el empresario.

En este sentido, Parra estima que este año la caída del consumo en San Juan sido des “un 19% o 19%; si hablamos del 2021, le tenemos que sumar un 20% más y si hablamos del 2020%, tenemos que sumarle más. Desde el principio de la pandemia, en marzo del 2020 a la fecha, creo que hemos perdido el 50% del consumo que teníamos normalmente. El año pasado cerró la cuota más baja de consumo que tuvimos en la Argentina.

Aumentó el consumo de corte baratos

Parra explica que en San Juan la venta es muy personalizada y que por ello cuesta definir qué cortes son los que más se venden. Pero si advierte que, en la zona de menos poder adquisitivo, “la gente se ha volcado a los cortes más económicos, lo cual ha generado un desbalance en los cortes más caros. Pero, en genera la carne sale pareja. Lo que pasa es que San Juan la venta es muy personalizada entre el cortador de carne y el cliente. Es muy difícil que se descompense la balanza de corte. Si hemos notado un aumento en las molidas, pero no es que se vendan más que antes”.

Sin proyecciones

Parra lamenta que “es imposible hacer una proyección de los precios en Argentina. Sería maravilloso saber a qué precio vamos a estar vendiendo. Pero, así como puede aumentar un 200% el mes que viene, se puede planchar el precio hasta fin de año o aumentar progresivamente”. En este contexto, recalcó que “estamos en un país donde, de forma permanente, se toman decisiones que influyen en la economía. Eso genera inflación y no se puede hacer proyecciones. Yo en el 2020, proyecté que la carne iba a aumenta un 60%, me trataron de loco y solamente ese año aumentó 140%”.

 

fuente: diario el zonda