Sáb. May 15th, 2021

La escena fue dramática. El niño de 12 años en Cámara Gesell dando detalles de cada supuesta vejación que su tío, el sacerdote Walter Bustos, hizo sobre él. Algunos de los presentes, literalmente se descompusieron, confió a este diario una fuente judicial.

Ni bien terminó el relato del chico, el fiscal Daniel Galvani pidió la detención del religioso y el juez Ricardo Grossi, atento a los elementos con los que cuenta, accedió inmediatamente. Desde las 18:30 de este viernes pesa una orden de captura sobre Bustos, que ya pasó en las últimas horas por Tribunales para saber la acusación.

La suerte de Bustos dependía en buena parte de la Cámara Gesell que se realizó esta misma tarde. Fuentes del caso dijeron que el niño habló de cada uno de los supuestos abusos, con detalles aberrantes, algunos dejaron boquiabiertos a los profesionales.

Desde el pasado miércoles, el Arzobispado de San Juan de Cuyo, por orden expresa de monseñor Jorge Lozano, decidió separarlo de inmediato de cualquier tarea eclesiástica, que en los últimos meses las cumplía en la parroquia de Angaco.