Sáb. May 15th, 2021

La frase de Borges «no nos une el amor sino el espanto» aplica de forma certera a lo que les ocurre ahora a los comerciantes sanjuaninos, que ante la necesidad de vender han dejado sus diferencias de lado y acordaron trasladar un feriado que inoportunamente cae en la previa del Día del Padre. Y hasta el gremio está dispuesto a acompañar la iniciativa que permitirá abrir el sábado 20 de junio, como un día normal sin tener que pagar doble.

Ocurre que este año la celebración por los papás, que tradicionalmente es el tercer domingo del mes, cae el 21 de junio y justo la precede el feriado para honrar al creador de la bandera nacional, Manuel Belgrano, quien el 20 de junio de 1820 pasó a la inmortalidad. De esta forma, el comercio tendría que cerrar el sábado y el sector se perdería de vender los regalos de última hora.

Por eso las cámaras y centros comerciales decidieron trasladar el feriado del sábado 20, al lunes 22 de junio, para intentar paliar los efectos de la inactividad y la crisis económica por la pandemia, que les ha desmoronado las ventas. Justamente ayer se conoció que las ventas del mes de abril se derrumbaron un 65% respecto al mismo mes del año pasado en unidades (ver abajo). Ultimamente los comerciantes vienen evidenciando desavenencias en cuanto a las conducciones de las cámaras de segunda y tercera categoría, pero no en esto. Un par de semanas atrás las principales entidades manifestaron su oposición unánime a la iniciativa nacional de postergar un mes la celebración del Día del Padre, y establecerla el 19 de julio.

Pero ahora el traslado de un feriado tiene efectos en las remuneraciones del trabajador, y las entidades de comercio requieren de la anuencia sindical, con lo cual piensan oficializar el acuerdo con el gremio mercantil durante la próxima semana. Desde el Sindicato Empleados de Comercio que conduce Mirna Moral, ayer se informó que «no se encuentran inconvenientes a la iniciativa», si es que la misma está consensuada entre todas las Cámaras, Federación Económica y centros que nuclean a los comerciantes sanjuaninos. Todas las entidades están de acuerdo. Hermes Rodríguez, presidente de la Cámara de Comercio, dijo que la idea es no cambiar la fecha del Día del Padre y trabajar el sábado, trasladando ese feriado al lunes 22 de junio.

«El acuerdo con el Sindicato de Empleados de Comercio es trabajar en los horarios habituales impuestos por el Gobierno provincial para los días sábados, de 9 a 16», indicó. Dino Minozzi, presidente de la Federación Económica, agregó que «todos quieren abrir el sábado, que se corra al lunes el feriado y ese día, el que abra paga doble». También lo aprueban los titulares de otros centros comerciales como el de Chimbas; Marcelo Rosas, y de Rawson, Carina Quiroga; además de la Asociación de Comercios del Interior que lidera Marcelo Vargas.

La posibilidad
Los dirigentes comerciales dicen que la situación inédita que desencadenó la pandemia permiten correr un feriado en la provincia si lo acuerdan las partes patronal y gremial. Como antecedente destacan que una vez el Día del Empleado de Comercio aquí se celebró en fecha distinta a la Nación

Piden por horarios
Marcelo Vargas, de la Asociación Comercios del Interior; dijo que pedirán a las autoridades que para el sábado previo al Día del Padre se permita abrir de 11 a 18, en lugar de 9 a 16 como es ahora. También pedirán cerrar más tarde en departamentos alejados, como en Sarmiento.

En un mes marcado por una cuarentena que fue flexibilizándose de a poco en la provincia de San Juan, las ventas minoristas cayeron 65% comparadas con igual mes del año pasado, medidas en cantidades, según informó la Cámara de Comercio de San Juan. Por tercer mes consecutivo, el sector observa un derrumbe en la facturación que comenzó en marzo con una caída del 60% y siguió en abril con un descenso del 70%.

El mes pasado, los rubros que lideraron esta caída fueron Indumentaria, Calzado, Electrodomésticos, Jugueterías y Venta de Neumáticos. Se observa que las ventas del mes estuvieron marcadas por la restricción a la circulación de las personas, el animo a gastar poco y la situación económica de cada consumidor, debido a los efectos que genero la pandemia en el país, indicó la entidad. Al observar el interior de la provincia, hay comportamientos dispares en cuanto a los porcentajes, pero todos son negativos.

Eduardo Giménez, presidente del Centro Comercial de Santa Lucia, dijo que las ventas cayeron un 70% durante el mes pasado. Marcelo Rosas, al frente de la Cámara de Comercio de Chimbas; dijo que se vendió entre un 20 y 30% comparada con las semanas de cuarentena donde el comercio estuvo cerrado, «es decir que tuvimos una baja de hasta el 80% comparado con el mismo mes del 2019». Carina del Valle Quiroga, titular del Centro Comercial de Rawson contó que allí se registró una caída de ventas que ronda el 50%, pero allí no contabilizan unidades, sino facturación. Luis Agulles, desde el Centro Comercial de Caucete, informó que las ventas de comestibles cayeron entre un 30 y 40% anual, el rubro Librerías tuvo un 80% menos de ventas al estar afectados por el cierre de escuelas. En Tiendas dijo que la apertura no ha sido lo esperado, y el sector arrojó una merma del 60% comparada con el año pasado. Dario Minnozzi, del Centro Comercial de San Juan no tenía porcentajes, pero anticipó que serán negativos.