Mié. Jun 23rd, 2021

Un delincuente, identificado como José Luis Guajardo, de 38 años, fue denunciado por una policía por haberle escupido la cara y contagiado de coronavirus. El detenido estaba preso desde abril luego de que lo condenaran a 6 años de cárcel por un robo que cometió y todavía no era trasladado hacia el Servicio Penitenciario Provincial.

Según comentaron fuentes del caso, el último hecho que motivó la denuncia de la policía ocurrió a fines de mayo. El ladrón estaba cumpliendo su condena en la Comisaría 36ª, hasta que terminara el aislamiento por haber contraído Covid-19 y, luego sería enviado al Penal de Chimbas.

Sin embargo, habría tenido una discusión con la efectivo y, por esto, el malviviente le habría escupido la cara y la habría contagiado del virus. Tras eso, la policía lo denunció por el delito de propagación de virus pandémico. El caso quedó a disposición del Tercer Juzgado de Instrucción.

El viernes pasado, Guajardo se sentó frente al juez Guillermo Adárvez y declaró que jamás la escupió. Negó todas las acusaciones que habían en su contra. Pese a ello, de igual forma lo cambiaron de dependencia policial. Continuará el juicio en los próximos días. Su defensa está a cargo de Filomena Noriega.

El hecho por el que estaba preso

Sobre las 21 del pasado martes 13 de abril, un preventista se encontraba tomando un pedido en la puerta de un negocio, ubicado en la esquina de calles Gobernador Castro y Néstor Kirchner, en Rawson. De repente, dos motochorros lo increparon y, a punta de pistola, le exigieron el dinero y sus pertenencias.

Ante la negativa del preventista, uno de los ladrones forcejeó con la víctima, lo golpeó y logró quitarle una tablet. Luego, emprendieron la fuga, sin bajar el arma de fuego. Hasta le dispararon a la altura del cuerpo pero no lograron impactarlo. Subieron a la moto y huyeron.

La víctima se subió a su camioneta y comenzó a perseguirlos. Los malvivientes, Guajardo y Miguel Vedia (29), se percataron de ello y empezaron a dispararle para que frenara. Fue así que le efectuaron unos tres disparos que dieron en distintas partes del rodado. Afortunadamente, ninguno dio en el damnificado.

Tras varias cuadras, un patrullero se sumó a la persecución. Luego de varias cuadras, los ladrones se cayeron de la moto y siguieron la huida corriendo. Finalmente, los efectivos lograron atrapar a los dos delincuentes que huyeron en distintas direcciones. Le dieron 6 años de prisión a cada uno.

fuente: tiempo de san juan