Jue. Dic 1st, 2022

El ministro de Transporte, Alexis Guerrera, destacó que el Presupuesto 2023 prevé una caída nominal de los subsidios al transporte de pasajeros de 21.000 millones de pesos para el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), lo cual en un contexto de elevada inflación implicará un ajuste fenomenal, lo que abre las puertas a tarifazos.

En su presentación en la comisión de Presupuesto y Hacienda de la Cámara de Diputados, el funcionario precisó que de los 125.000 millones de pesos de partidas para el transporte en el AMBA durante este año se pasará a 104.000 millones en 2023, «por lo cual habrá que balancear con adecuación de tarifas», reconoció.

Para el Interior del país, históricamente perjudicado en la distribución de los subsidios y con tarifas sustancialmente más altas, se prevé un incremento de 20.000 millones, pasando de 46.000  a 66.000 millones para el año que viene.

Esto representa apenas un aumento de 34% de un año a otro, un porcentaje exiguo en el marco de una inflación proyectada en el Presupuesto del 60%, cifra que de acuerdo a las estimaciones de consultoras privadas sería bastante más elevada.

Los recortes en Transporte impactarán de lleno en el valor del boleto de colectivos y trenes, lo cual seguirá inyectando presión sobre el nivel de inflación.

Durante la ronda de consultas, el oficialista correntino Jorge Romero le recordó al funcionario del Poder Ejecutivo que el reparto de subsidios al transporte «no es equitativo ni justo» entre el Interior y el AMBA.

«Hay una asimetría muy importante que hace que hoy un ciudadano del interior tenga que pagar cuatro o cinco veces más el boleto que en la Capital Federal», se quejó, y luego generó polémica al sostener que a diciembre de este año, el AMBA habrá recibido 300.000 millones de pesos en subsidios, mientras que «el interior en su conjunto, 46 mil millones».

Guerrera corrigió el dato y aclaró que «no son 300 mil millones sino 125 mil millones», y le marcó a Romero que él estaba cometiendo el error de adicionar los susidios que otorga Nación con los que proporciona la Ciudad y la Provincia de Buenos Aires a las empresas del transporte.

«No va a haber más de 125 mil millones para este año, por eso también estamos haciendo adecuación de tarifas», subrayó Guerrera a propósito del último aumento aplicado en las tarifas de transporte del AMBA en torno al 40%.

Sobre los subsidios al Interior, resaltó que desde el 2019 a lo proyectado para 2023, las partidas aumentan un 991%, pasando de 6.051 millones a 66.000 mil millones.

En otro orden, el ministro massista afirmó que la implementación de un boleto federal como el que le proponen «es muy difícil» porque «deberíamos tener unidad de criterios» en cada una de las jurisdicciones, pero sí señaló que se está trabajando intensamente para que en todas las provincias y localidades se utilice el sistema de SUBE.

«El Gobierno nacional debiera llegar a todas las jurisdicciones de manera masiva con la SUBE», dijo, y al respecto aseguró que desde su cartera firmaron convenios en ese sentido con todas las jurisdicciones, pese a lo cual muchas de las cuales no han cumplido con el compromiso.

Según dijo, no hubo tiempo de intimar a las jurisdicciones a que apliquen la SUBE en sus sistemas de transporte a cambio de no quedarse sin los subsidios nacionales, y ponderó que desde Nación hay voluntad de aportar en ese proceso con la provisión de máquinas validadoras.

A su turno, el presidente de la Comisión de Transporte, Jorge Rizzotti (UCR), reclamó «volver a una situación de mayor equidad o justicia», y pidió por un esquema de reparto entre el AMBA y el Interior que no sea del 61 contra 39% como sucede actualmente, sino del 55 a 45%

Luego de la exposición de Guerrera le tocó al presidente de Aerolíneas Argentinas, Pablo Ceriani, al titular de Trenes Argentinos, Martín Marinucci, y el director de Trenes Argentinos Cargas, Daniel Vispo.