Sáb. Oct 1st, 2022

El Gobierno autorizó a las empresas de telecomunicaciones a aplicar dos subas en sus servicios para lo que resta del año. A partir del 1 de octubre, las tarifas de los celulares, el internet y el cable sufrirán aumentos en línea con la suba de precios.

Así se oficializó a través de la Resolución 1754/2022 publicada en el Boletín Oficial por el Ente Nacional de Comunicaciones (ENACOM). Además de los aumentos a los planes de las empresas, también se fijaron nuevos topes máximos para los servicios prepagos puros.

Las subas se aplicarán en dos momentos: un 19,8% que comenzará a correr a partir del próximo 1 de octubre, más otro 9,8% a partir del 1 de diciembre. En total, será un incremento de 29,6% tanto para los planes de telefonía móvil como para el servicio de TV por cable y el internet.

«Las Licenciatarias de Servicios de Comunicaciones Móviles (SCM) podrán aplicar a partir del 1° de octubre de 2022, un incremento en el valor de los precios minoristas de cualquiera de sus planes en la modalidad pospaga y/o mixta», indica en su artículo 1° la disposición. El incremento en este primer tramo será de un 19,8% «tomando como referencia los precios vigentes y autorizados mediante Resoluciones ENACOM», recuerda la entidad.

Por otro lado, «a partir del 1° de diciembre de 2022, las prestadoras aludidas podrán aplicar un nuevo incremento en un porcentaje de hasta un 9,8% sobre los mismos precios». El Gobierno justificó el aumento al sostener que estos «se fundamentan a partir de los mayores costos y el impacto de las oscilaciones de las principales variables económicas» de las empresas, es decir, que tiene en cuenta la inflación del período transcurrido desde las últimas correcciones, aplicadas en mayo y julio de este año.

La resolución establece que cualquier aumento que «supere los valores expresamente autorizados» obligará a las empresas de telecomunicaciones a reintegrarle la diferencia a los usuarios en su próxima factura, «con actualización e intereses sujetos a la misma tasa de interés que aplican a sus clientes por mora en el pago de facturas».

Según lo dispuesto, las subas aplicadas tanto para la televisión como para el internet y el servicio de telefonía móvil «no abarcan ni alcanzan a los precios de las Prestaciones Básicas Universales (PBU)», una tarifa diferencial aplicada a los sectores más vulnerables de la sociedad.

El DNU 690

La semana pasada, el Poder Judicial dictó una prórroga a la medida cautelar que paraliza el DNU 690 que regula el servicio de las telecomunicaciones en favor de la empresa Telefónica, y en consecuencia al resto de las compañías líderes del mercado. Las negociaciones lucen estancadas para buscar una salida y las empresas hablan de trabas para el ingreso de inversiones. A contramano, el Gobierno apela los fallos que se acumulan para que la Corte Suprema defina, una situación que se vislumbra como poco probable.

De acuerdo a un informe al que accedió este medio, en 2021, las empresas se aprovecharon de la medida cautelar que otorgó el poder judicial para aplicar aumentos desmedidos y este año prosigue la misma dinámica. Tanto las tarifas de televisión paga, el servicio de internet y la telefonía móvil mostraron la voracidad de las compañías contra los usuarios.

Por ejemplo, para el servicio móvil postpago, el organismo autorizó incrementos del 21% el año pasado, pero Claro aumentó un 45%, Movistar un 44% y Personal un 49%. Los paquetes que representan el plan prepago son más diversos pero las subas que fijaron las firmas fueron igualmente altos y llegaron hasta un 50%. Asimismo, para el servicio móvil mixto, Claro aumentó la tarifa un 33%, Movistar un 44% y Personal un 49%.

 

fuente: El destape