Spread the love

Ethos Consultora dio a conocer los resultados de un relevamiento realizado en el Gran San Juan entre febrero y junio de 2024. Este estudio se centra en la situación económica de las familias sanjuaninas y tiene como objetivo proporcionar una visión detallada y precisa de las condiciones actuales.

El relevamiento se distingue por su enfoque meticuloso y su rigurosa recolección de datos, lo que garantiza un nivel de confianza del 95%. Los resultados obtenidos reflejan con fidelidad las tendencias y opiniones prevalentes en la población, ofreciendo una valiosa perspectiva sobre el contexto económico de la región.

El gráfico muestra la evolución del ingreso de las familias sanjuaninas dividido en dos categorías: aquellas con un ingreso mayor al costo de la canasta básica alimentaria (C.B.A.) y aquellas con un ingreso menor al C.B.A. a lo largo de cinco meses, de febrero a junio.

El patrón observado muestra una mejora inicial en la situación económica de las familias de febrero a marzo, seguida de un deterioro significativo de abril a junio. La marcada diferencia entre los dos grupos y la mayor proporción de familias con ingresos por debajo del C.B.A. resalta la desigualdad económica. A pesar de mejoras temporales, una gran parte de la población sigue enfrentando dificultades para alcanzar ingresos suficientes.

El gráfico muestra la evolución de la percepción de los ciudadanos sanjuaninos sobre la situación del país, dividida en percepciones positivas y negativas.

La serie muestra una tendencia de mejora en la percepción de los sanjuaninos sobre la situacióndel país, con una disminución en la percepción negativa y un aumento en la percepción positiva en los últimos meses.

La aparente contradicción entre el aumento del número de personas por debajo de la línea de pobreza (CBA) y la mejora en la percepción de la situación del país puede explicarse por varios factores, siendo uno de los más relevantes la desaceleración de la inflación. La inflación, especialmente cuando es alta y acelerada, tiene un impacto negativo significativo en la percepción económica de la población. Sin embargo, cuando la inflación comienza a desacelerarse, aunque los precios sigan siendo altos, la disminución en la velocidad de los incrementos de precios puede generar un alivio psicológico y una sensación de estabilidad. La gente percibe que los precios no están subiendo tan rápidamente como antes, lo que mejora su percepción de la situación económica general, incluso si sus ingresos no han aumentado lo suficiente como para superar el costo de la CBA.

El gráfico ilustra hasta dónde alcanza el ingreso familiar mensual de los sanjuaninos en términos de días del mes. El análisis detallado de los datos muestra que el 45,1% de las familias reportan que su ingreso mensual les alcanza hasta el día 20 del mes. Este es el segmento más grande, indicando que casi la mitad de las familias experimentan una insuficiencia de ingresos durante los últimos 10 días del mes, lo que podría generar dificultades significativas y la necesidad de recurrir a crédito o ahorros. El 25,5% de las familias indican que su ingreso mensual les alcanza hasta fin de mes, representando una cuarta parte de los hogares que logran cubrir sus necesidades básicas durante todo el mes sin problemas aparentes.

Por otro lado, el 15,9% de las familias informan que sus ingresos les alcanzan solo hasta entre el día 1 y el 10 del mes, lo que revela una situación económica extremadamente precaria, ya que estas familias enfrentan una falta de recursos durante la mayor parte del mes. Además, el 4,8% de las familias indican que pueden ahorrar parte de su ingreso, lo que muestra que solo una pequeña fracción de la población tiene la capacidad de generar excedentes económicos.

El gráfico muestra las expectativas sobre la situación económica de los sanjuaninos a un año. Aunque hubo una disminución en el optimismo en abril, las expectativas positivas sobre la situación económica se recuperaron en los meses siguientes, mostrando un aumento en el optimismo de los sanjuaninos hacia el futuro económico. Paralelamente, aunque las expectativas negativas también fluctuaron, la tendencia general muestra una ligera mejora en la percepción negativa, sugiriendo una mayor confianza en la mejora económica a largo plazo.

CONCLUSIONES
El análisis de varios aspectos de la situación económica de los sanjuaninos, incluyendo el ingreso por debajo de la canasta básica alimentaria (CBA), la desaceleración de la inflación, la duración del ingreso familiar en el mes y las expectativas futuras, ofrece una visión integral de la sostenibilidad de las expectativas económicas y el ingreso familiar. A lo largo de los meses analizados, se observa que un número significativo de familias sanjuaninas se encuentra por debajo del costo de la CBA, lo que indica una persistente insuficiencia de ingresos para cubrir las necesidades básicas. Este dato subraya la necesidad urgente de políticas que aumenten los ingresos y mejoren la capacidad adquisitiva de las familias.

La desaceleración de la inflación ha tenido un impacto positivo en la percepción económica de los ciudadanos. Aunque los precios siguen siendo altos, la menor velocidad en el incremento de precios genera un alivio psicológico y una sensación de estabilidad, mejorando la percepción de la situación económica general. Sin embargo, esta percepción más positiva no necesariamente se traduce en una mejora real en la capacidad de los ingresos para cubrir las necesidades, como lo demuestra el hecho de que un gran porcentaje de familias solo logra que sus ingresos alcancen hasta el día 20 del mes.

En cuanto a la duración del ingreso familiar, el 45.1% de las familias reporta que su ingreso mensual les alcanza solo hasta el día 20, lo que indica que casi la mitad de las familias experimentan una insuficiencia de ingresos durante los últimos días del mes. Solo el 25.5% de las familias logra que su ingreso alcance hasta fin de mes, y un mínimo 4.8% puede ahorrar. Estas cifras subrayan la precariedad económica y la necesidad de mejorar la estabilidad financiera de las familias.

Las expectativas sobre la situación económica futura muestran una recuperación del optimismo en los últimos meses, con un aumento en las expectativas positivas y una ligera disminución en las negativas. Sin embargo, para que estas expectativas sean sostenibles, es crucial que se implementen políticaseconómicas que no solo desaceleren la inflación, sino que también promuevan un crecimiento real de los ingresos familiares. Además, la capacidad de ahorro de las familias juega un papel fundamental en la estabilidad económica. Fomentar el ahorro familiar puede proporcionar un colchón financiero que ayude a mitigar los efectos de la inflación y otras incertidumbres económicas.

 

fuente: diario zonda

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *