Spread the love

Los representantes de los gremios UDA y AMET adelantaron ayer que sus afiliados aceptaron la última propuesta del Gobierno. Sólo falta UDAP, el de mayor representación entre los docentes y que tiene voto decisivo, cuya secretaria General, Patricia Quiroga, no contestó los llamados de este medio. Si este sindicato rechaza hoy la oferta, los maestros tendrán un aumento salarial a fin mes, pero será menor al que fue planteado por el Ministerio de Hacienda en la paritaria del jueves de la semana pasada.

¿Cómo es el mecanismo? En el último encuentro, la oferta oficial consistió en la aplicación de un nuevo ítem de 30 puntos al valor índice «remunerativo y bonificable», por lo que impacta en jubilación, aguinaldo, en antigüedad y radio (la zona en la que trabaja el maestro que, si es más alejada del radio céntrico, recibe un mayor aporte). No fue lo único, ya que se incluyó un aumento salarial del 15 por ciento (que lo eleva al 76,1 por ciento en el año), la garantía de que el salario mínimo provincial para el maestro de grado con jornada simple será de 200 mil pesos por cargo y hasta dos cargos o su equivalente en horas cátedra y la mejora de dos códigos. En este último punto, el rubro A56, de estado docente, pasa de 17.500 a 34.500 pesos, mientras que el E66 va desde los 13.117 hasta los 28.421 pesos, por tramos y dependiendo de la antigüedad.

Ahora, en el acta paritaria, el Ejecutivo dejó constancia de que esa propuesta debe ser avalada de forma «integral», es decir, por todos. Si es rechazada, el Gobierno dispuso que se aplicará, en los salarios de agosto, el incremento salarial del 15 por ciento para alcanzar un total del 76,1 por ciento en lo que va del año. Ese punto se mantuvo, pero en otros hay cambios. Así, la liquidación del salario neto de bolsillo para el cargo testigo (maestro de grado jornada simple) será de 200 mil pesos y de 165 mil pesos en el segundo cargo. Aquí, la diferencia con la última oferta es que eran 400.000 mil pesos por los dos cargos. Además, el código A56 ya no será de 34.500 pesos sino de 32.793 y, en el E66, habrá maestros incluidos en dos tramos de antigüedad que percibirán menos, indicaron desde Gobierno. Sumado a que no estará este mes el nuevo ítem remunerativo y bonificable, el que podrá acordarse en futuras negociaciones. Para tener una dimensión de este rubro, representa unos 6.100 pesos para el docente sin años de servicio.

En limpio, los maestros tendrán un aumento en sus haberes de este mes. Ahora, si los gremios le dan el OK, será mayor. En cambio, si se inclinan por la negativa, tendrá un impacto menor. UDA y AMET ya dieron el sí. Lucio Vázquez, secretario General del primer sindicato, y Daniel Quiroga, del segundo, señalaron que obtuvieron el 88 por ciento de aprobación de los maestros a los que les consultaron. En la paritaria, ambos gremios tienen un voto cada uno. En cambio, UDAP cuenta con tres votos al ser el de mayor representación. Entonces, su decisión es clave para inclinar la balanza a favor o en rechazo de la negociación. Su secretaria General viene de atravesar una fuerte interna con dos integrantes de la cúpula, lo que llevó a que se cayera el último encuentro (ver recuadro).

El «ultimátum» del Gobierno obedece a que hoy es el último día para imprimirle cambios a la liquidación, debido al proceso administrativo que implica. Por eso, si hay una respuesta negativa de UDAP a la última oferta, se aplicará una suba de menor impacto hasta que se reanuden las negociaciones.

Encuentro

La paritaria se realizará hoy a las 9, en la sala de reuniones del Ministerio de Educación, en el segundo piso, núcleo 1. UDAP, UDA y AMET volverán a reunirse con las autoridades de Hacienda y Educación.

Modificaciones

El Gobierno fue adecuando el acuerdo salarial al que arribó con los maestros hasta llegar al 76,1% en agosto, cuando la inflación está en 60,2%. Además, hay una cláusula de actualización automática.

> Interna y posibles expulsiones

En una de las reuniones paritarias de la semana pasada, Patricia Quiroga, de UDAP, contó que llegaron con el rechazo de una de las ofertas oficiales, en base al voto de los afiliados y los no afiliados, pero que su Adjunto, Damián Ocampo, le dijo que, si se tenía en cuenta al primer grupo, la respuesta era la aceptación. Ese último resultado fue el que comunicó en el plenario de delegados, junto a su número dos, por lo que fue aprobado. Sin embargo, al terminar la reunión, la secretaria Gremial tomó el micrófono y dijo que los mandatos de los afiliados se inclinaron por el rechazo. Así, tuvo que informar ante el resto de los gremios y el Gobierno que la decisión era de no aprobar la propuesta salarial. Ante esas maniobras, Quiroga dijo que «se rompió la confianza» con sus compañeros y que hubo «graves prácticas antisindicales» porque le brindaron datos falsos. Por eso, en el último plenario de delegados, se decidió que «se investigara lo ocurrido con estas dos personas», indicó la secretaria General. Así, el caso pasará a la Comisión de Disciplina, proceso que puede terminar con la expulsión de parte importante de la cúpula, algo que ha ya sucedido en UDAP.

 

fuente: diario de cuyo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *