Dom. Feb 5th, 2023

Luego de la demora en la entrega completa del tomógrafo nuclear, el Ministerio de Salud Pública firmó el lunes un acuerdo con Siemens y destrabó el conflicto. La compañía ya envió un aparato complementario fundamental para el funcionamiento general y se estableció que el Gobierno pagará todo el equipamiento al valor del dólar del 2 de mayo de este año, fecha de vencimiento del plazo de entrega. Además, se fijó una multa a la empresa cercana a los 13 mil dólares, la que se descontará del precio del contrato, el cual es de 1.469.000 dólares. Así, el Ejecutivo pagará 1,2 millones de pesos menos, informó el secretario Administrativo, Guillermo Benelbaz. A su vez, la ministra Alejandra Venerando resaltó que «es un logro para la provincia que el tema se haya solucionado para poder beneficiar a los y las sanjuaninas que necesitan este tipo de estudios de detección temprana de todo tipo de cáncer, cardiopatías y problemas neurológicos». Además, indicó que «espero que esté en marcha en el transcurso de este mes», dado que el Ministerio ya está gestionando la compra de un fármaco para los pacientes en el uso del tomógrafo, adquisición que implica una transacción aparte.

De esa manera, se solucionó un conflicto que había generado sumo malestar en la cartera sanitaria, debido a los incumplimientos de Siemens. En febrero había llegado el tomógrafo, pero, a la hora de la instalación del software, personal de la compañía detectó en junio que dos plaquetas estaban falladas, por lo que tuvieron que reemplazarlas, lo que culminó en agosto. Sin embargo, faltaban equipamientos, el llamado activímetro, el cual es vital para el funcionamiento del tomógrafo. La empresa tampoco había enviado unos componentes denominados fantomas, que sirven para calibración, y una de las fuentes estables que calibra el equipo había llegado sin el blindaje para contener radiación, la que fue resguardada bajo seguridad en un búnker del Centro Español para el Manejo de Enfermedades Crónicas (CEMEC), había indicado Jorge Serer, director de Control de Gestión Administrativa.

El CEMEC, que funciona en el ex Hospital Español, es una fuerte apuesta de la gestión uñaquista en inversión sanitaria fundamental en la prevención de enfermedades graves, con el tomógrafo nuclear como estandarte, al punto de que San Juan será la séptima provincia en el país en tener un equipo de tal tecnología. Por eso, el retraso y los inconvenientes habían caído en Salud Pública como un baldazo de agua fría. Desde entonces hubo intensas negociaciones entre distintos referentes de la cartera sanitaria y Fiscalía de Estado con Siemens para llegar a un acuerdo.

Serer contó que la empresa, primero, envió el blindaje de una de las fuentes y a fines de noviembre mandó el activímetro. En cuanto a los fantomas, el compromiso es que uno llegue a fin de mes y el otro en 90 días. El funcionario indicó que estos últimos componentes «no se necesitan en la inmediatez».

Por su parte, Benelbaz indicó que la sanción por los equipos no entregados a término ronda los 13 mil dólares. Como el pago del tomógrafo se estableció a valor del dólar del 2 de mayo, equivale a 177.092.825 pesos. En ese marco, la multa también fue determinada bajo ese parámetro, por lo que asciende a 1.214.821, dado que el Ejecutivo terminará desembolsando 175.878.004 pesos.

  • Un camino largo y el tramo final

En agosto de 2021, Salud Pública llamó a licitación para la compra del tomógrafo nuclear y hubo dos propuestas. La de General Electric no fue aceptada por inconsistencias, mientras que la de Siemens tenía plazos muy largos de entrega. Todo se cayó. En octubre de ese año hubo otro proceso en el que sólo participó Siemens y su oferta fue dada de baja porque no cumplió con un punto clave del pliego: expresar los valores en pesos y no en dólares, como lo hizo. En diciembre, la cartera sanitaria lanzó un concurso de precios y Siemens volvió a competir, corrigió detalles e hizo una oferta de casi un millón y medio de dólares. Así se firmó el contrato y empezaron otros inconvenientes.

Como el acuerdo para destrabar el conflicto con Siemens iba encaminado, Salud Pública adelantó gestiones para adquirir, en otro proceso, un fármaco que se diluye en solución fisiológica y se le inyecta al paciente para el estudio del tomógrafo. Se trata de material de tipo radiactivo, regulado por organismos nacionales, que tiene toda una logística compleja para su compra y traslado desde el laboratorio que lo produce en Buenos Aires, indicó Jorge Serer, director de Control de Gestión Administrativa de la cartera sanitaria. La expectativa de la ministra Alejandra Venerando es que todo el equipo esté en funcionamiento este mes.

Garantía
El secretario Administrativo, Guillermo Benelbaz, informó que, legalmente, la garantía de 12 meses sobre el tomógrafo y sus componentes comenzará a correr desde la firma del acuerdo. Hubo intensas negociaciones entre Salud Pública y la empresa Siemens.

Características
El tomógrafo se trata de un sistema híbrido que combina dos tipos: uno PET (Tomógrafo por Emisión de Positrones) y otro computado (CT). Con un procedimiento no invasivo, obtiene imágenes de alta calidad de la anatomía y los procesos biológicos a nivel molecular.

 

fuente: diario de cuyo