Mar. Jun 22nd, 2021

A las disposiciones establecidas por el Gobierno provincial a partir del sábado pasado, que fijaban que los comercios de venta de alimentos y supermercados debían cerrar sus puertas a partir de las 18 para intentar frenar los contagios en medio de la pandemia, ahora se sumó una nueva restricción. Es la que establece que en esos locales sólo podrán ingresar clientes hasta las 17,15 a más tardar, porque a las 18 no puede permanecer nadie comprando en el interior de los locales. La nueva medida, dada a conocer por la Dirección de Defensa al Consumidor, divide las opiniones en esos ámbitos porque mientras algunos la aceptan, otros la critican objetando, por ejemplo, que en la ley de necesidad y urgencia firmada por el gobernador Sergio Uñac adhiriendo a la disposición nacional no dice nada de un horario más estricto.

La razón de la modificación, según dio a conocer Daniel Pérez, subdirector de Defensa al Consumidor, es que a las 18 ya no debe quedar ningún cliente en el interior de los locales, por eso dijo que desde el lunes salieron a controlar y también comunicaron el cambio en el sector supermercadista y dueños de casas de venta de alimentos. «Fue luego de dialogar con los representantes de esos sectores», dijo Pérez, pero aclaró que el Gobierno provincial no sacó ningún instrumento adicional. El funcionario informó que esa área, que pertenece al Ministerio de la Producción, estaba saliendo a supervisar con inspectores propios y el apoyo de personal de ese ministerio y con instrucciones de esa cartera del Gobierno local. En total había un equipo de 28 personas participando en los operativos.

Entre los críticos a la modificación del horario, que se empezó a instrumentar a partir del lunes, está el titular de la Federación Económica, Dino Minnozzi. «El cambio de horarios no está escrito en ningún decreto o instrumento adicional», expresó el dirigente, aunque intentó evitar la confrontación con el Gobierno. «Si hay que hacerlo, lo vamos a cumplir, sólo pedimos que no haya clausuras y que se actúe en aquellos casos en los que haya una falta evidente», sostuvo el presidente.

La preocupación es porque en el sector no quieren que se les siga quitando la posibilidad de poder vender, cuando vienen con serios problemas por la caída de operaciones y el constante aumento de los precios.

Desde la Cámara de Comercio, Hermes Rodríguez, dijo que «con prohibir que ingresen clientes 15 minutos antes de las 18 bastaría porque casi una hora antes es mucho. Sólo se justifica en los casos de grandes cadenas cuando el salón está repleto de compradores, pero no en un comercio chico». El dirigente defendió la posibilidad de que, al menos, los comercios esenciales pueden vender algo más.

Más conciliador, Carlos Icazati, desde Café América, dijo que «si es una medida más para cuidar la salud de la población cuando están creciendo tanto los contagios, la vamos a cumplir». Aclaró que el sábado dejaban entrar clientes hasta cerca de las 18, pero que después les comunicaron el cambio. Ayer no hubo atención al público en los locales de la cadena, pero desde hoy la van a aplicar.

El sábado, el primer día de las nuevas medidas para intentar frenar los contagios del covid-19, se formaron largas colas de compradores en supermercados y negocios del rubro al igual que en la Feria Municipal de Capital. Tanta fue la cantidad de clientes que fuentes del sector estimaron que las operaciones superaron en alrededor de un 50% las de una jornada similar.

Hay que aclarar que sólo pudieron abrir sus puertas, hasta las 18, comercios esenciales como supermercados y negocios de venta de alimentos, farmacias, ferreterías y casas de comidas por el sistema de retiro en el lugar o delivery, pero las casas de otros rubros permanecieron cerradas.

Pérez aclaró que Defensa al Consumidor controla a supermercados y grandes cadenas comerciales, mientras que los comercio de barrio que expenden alimentos están siendo supervisados por integrantes de la Policía de San Juan.

Atención

6  Es la hora a partir de la cual están autorizados los comercios a funcionar, claro que ningún supermercado o negocio abre a esa hora. Recién lo hacen a partir de las 8,30.

  • Prohibición de algunas operaciones

Otro de los cambios que debieron instrumentar los supermercados y grandes cadenas comerciales fue frenar a partir del sábado pasado las ventas de electrodomésticos, ropa, zapatillas e incluso televisores. Es porque sólo están autorizados a abrir las puertas de sus locales los comercios esenciales como supermercados y negocios de venta de alimentos, farmacias, ferreterías y casas de comidas por el sistema de retiro en el lugar o delivery. Pero las casas de otros rubros deben permanecer cerradas, en medio de un fuerte control policial.

Frente a lo que se podría considerar un comercio desleal, porque el resto de los rubros están con prohibición de abrir, los grandes supermercados fueron inducidos a poner vallas o cintas (foto) para evitar que ingresen los clientes.

El año pasado, en la primera etapa de la pandemia, no había ocurrido lo mismo.

Fuente: diario de cuyo