Sáb. Nov 26th, 2022

La sequía extrema que transita San Juan obliga a las autoridades a tomar medidas para cuidar el recurso hídrico. Desde Obras Sanitarias Sociedad del Estado (OSSE) informaron que desde diciembre colocarán 3.000 medidores para evaluar cómo es el consumo de agua en distintas “zonas calientes” de la provincia. El dato fue confirmado por el presidente del organismo, Guillermo Sirerol, en el programa Buena Gente, por AM 1020.

El funcionario relató que ya hicieron el llamado de licitación para la adquisición de estos aparatos y el próximo 25 de octubre harán la apertura de sobres. Sirerol contó que existe un proyecto para colocar 25.000, aunque ahora serán menos pretenciosos e irán por parte. Confiaron en comprarlos por medio de una línea del Ente Nacional de Obras Hídricas de Saneamiento (ENOHSA), pero esta se demoró y recurrieron a otras alternativas.

Los medidores son fabricados en la Argentina por lo que su valor es considerablemente menor a lo que previeron en un comienzo. Cada uno de ellos está en 25 dólares (oficial) mientras que los importados, que originalmente pensaron, rondan un valor de entre 150 a 180 dólares. Los fondos provienen desde el Gobierno provincial.

Sirerol contó que los mismos se instalarán a finales de este año para que queden operativos durante la temporada de verano. Empezarán a trabajar en las zonas que ya fueron individualizadas para la colocación de otros 2.000 medidores, pero tratarán de intensificar esa tarea para lograr una concientización de los vecinos de esas zonas.

“VAMOS A APUNTAR A LOS BARRIOS QUE YA TENÍAN COLOCADO MEDIDORES. SI BIEN SE PUSIERON, NO SE CONTINUÓ CON UNA POLÍTICA DE SEGUIMIENTO”, INDICÓ.

Para lograr la licitación, el organismo se encargó de mirar los modelos que necesitaban y copiaron las características de estos aparatos. Si bien en los pliegos no pueden mencionar marcas, sí pusieron algunos prototipos para considerarlos y así elegir el modelo que más se adecue a las necesidades. “Son medidores que no se obstruyen”, remarcó.

El objetivo

La idea oficial es alcanzar a los 200.000 usuarios que existen en la provincia. La planificación es hacerlo por bloque. Primero saldarán la demanda en los departamentos del Gran San Juan para luego llegar al interior y zonas alejadas.

¿Qué se considera zonas calientes?

Sirerol expresó que zonas calientes son aquellas en donde se detecta un gran consumo o pérdida de agua potable. Para establecer estos parámetros, harán un relevamiento por cada barrio o villa del Gran San Juan.

 

Fuente: telesol