Spread the love

Un cacerolazo de inquilinos, que se desarrolló este jueves a la noche en la ciudad de Córdoba en contra de la derogación de la Ley de Alquileres, incluida en el megadecreto del presidente Javier Milei, se desmadró en un momento y devino en incidentes en la vía pública.

El clima de la protesta, que se llevó a cabo en la zona del shopping Patio Olmos, se caldeó alrededor de las 22.20, cuando la Policía quiso liberar media calzada por avenida Vélez Sarsfield, para garantizar la circulación de vehículos, y un grupo de manifestantes se enardeció y comenzó a arrojar piedras y botellas.

En ese instante, se produjeron corridas, volaron cacerolas por el aire, hubo gas pimienta y hasta un efectivo policial blandió un arma no letal.

Como consecuencia de los disturbios, cinco manifestantes fueron detenidos por orden del fiscal Ernesto de Aragón y cinco efectivos policiales resultado heridos.

“En el marco de esta protesta a nivel nacional ocuparon toda la calzada impidiendo la circulación del tránsito, hubo un diálogo policial y se comunicaron conmigo y yo insté a que siguiera el diálogo fueron reticentes a garantizar por lo menos media calzada. Se tornaron violentos y los policías recibieron piedras y botellazos”, dijo el fiscal.

Media hora después de los incidentes, se calmaron los ánimos y, al mismo tiempo que mermó la cantidad de personas movilizadas, quedó finalmente liberado el tránsito.

Alrededor de 1.000 personas participaron de la movilización en esa esquina céntrica de Córdoba, frente al shopping Patio Olmos, según informó la Policía.

En el lugar, se generaron discusiones con usuarios del transporte público, que reclamaban a los manifestantes por las demoras.

“Estoy enojado y asustado. En febrero, se termina mi contrato de alquiler y no sé qué me espera. Mi salario, desde la semana pasada, vale la mitad”, dijo un manifestante.

«Estamos desesperados, porque, con la derogación de la ley, quedamos muy desprotegidos los inquilinos», añadió.

Por su parte, en Santa Fe, los inquilinos también realizaron un cacerolazo y pidieron respuestas ante la derogación de una norma que consideran que los amparaba.

La manifestación ocurrió en bulevard Gálvez y Pedro Víttori, donde se concentraron alrededor de 300 personas.

A diferencia de lo sucedido en Córdoba, estuvo liberada media calzada y la protesta se desarrolló sin violencia.

Cacerolazos en varios lugares del país

Vecinos de distintos barrios de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA), del conurbano bonaerense y del interior del país volvieron a movilizarse este jueves a la noche, en rechazo al anuncio del presidente Javier Milei para desregular la economía.

Los tradicionales cacerolazos tuvieron el epicentro frente al Congreso Nacional, donde los manifestantes se ubicaron en la intersección de las avenidas Rivadavia y Entre Ríos.

Por su parte, los efectivos de la Policía de la Ciudad de Buenos Aires se pararon frente a la entrada principal, sobre Entre Ríos, para evitar cualquier desborde, luego de haberse implementado en la víspera el nuevo protocolo de seguridad.

Los vecinos expresaron de esa manera su rechazo a las medidas anunciadas por el mandatario y, poco después de las 21.30, se iniciaron las protestas en los barrios porteños de Núñez, Palermo, Flores y Constitución, entre otros.

Una situación similar se registró, además, en algunas localidades del conurbano, como Luján, Morón, Ensenada y La Plata, mientras que en Mar del Plata también hubo masivas protestas sobre la avenida Luro.

Los cacerolazos se repitieron en Tandil, Chascomús, Rosario, Mendoza y San Carlos de Bariloche, entre otras ciudades.

Durante un discurso que dio este miércoles, el Presidente había anunciado la derogación de más de 300 normativas a través de un decreto, entre ellas la Ley de Alquileres, la ley de Góndolas y la Ley de Protección a la Industria Nacional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *