Spread the love

Tal como ocurrió el mes pasado, la inflación disparó nuevamente la cláusula de actualización salarial para los trabajadores estatales provinciales y al menos ocho municipios apuntan a adherirse a la medida y otorgar un aumento para sus empleados. En un relevamiento, sólo los jefes comunales de Pocito, San Martín y Calingasta manifestaron que, aunque el Gobierno no brinde una ayuda económica como lo hizo en septiembre, de igual forma pagarán el incremento. Sin embargo, admitieron que cualquier asistencia será bienvenida. En el sondeo, los intendentes de Chimbas, Rivadavia y Santa Lucía indicaron, con matices, que para afrontar la suba es vital contar con el auxilio del Ejecutivo. En Caucete e Iglesia manifestaron que están analizando la situación, por lo que no se descarta que soliciten una colaboración.

La escalada inflacionaria puso en alerta, otra vez, a las arcas municipales. En septiembre, la provincia aplicó un aumento de sueldos para sus empleados, el cual fue del 12,4 por ciento, pero, al calcularse sobre la última remuneración, tuvo un impacto real del 21,8 por ciento. Los municipios siguieron la pauta de la gestión uñaquista, aunque pidieron una ayuda económica. Tras una decisión del gobernador Sergio Uñac, la ministra de Hacienda, Marisa López, dispuso un desembolso de 300 millones de pesos en tres cuotas para los 19 departamentos. El dinero ayudó a costear el 50 por ciento de lo que les implicó la suba salarial a los municipales.

Si bien cada departamento es autónomo y se rige por sus propios acuerdos salariales, históricamente han ido a la par de la provincia. Ahora, el Ejecutivo provincial dispuso una suba del 12,7 por ciento para los estatales, con un impacto real del 25,17 por ciento. Es una pauta que los intendentes buscan replicar.

«Al aumento lo vamos a hacer igual que la provincia. Esperamos que Hacienda nos pueda ayudar, si no, lo vamos afrontar con fondos propios. Tenemos dinero, pero significará un gran esfuerzo para el municipio» dijo Armando Sánchez, intendente de Pocito. Si bien dijo que lo está analizando, Jorge Castañeda, jefe comunal de Calingasta, dijo que «sí» otorgará la suba porque «los números están diciendo que sí». Si no hubiese un auxilio económico, manifestó que lo brindará «hasta donde nos alcance», a la vez que indicó que «la provincia siempre tiene el espíritu de acompañarnos para que tengamos la misma política salarial». Por su parte, Cristian Andino, de San Martín, remarcó que «venimos desde siempre acompañando los aumentos que da la provincia, así que lo vamos a otorgar. No hemos hablando con Hacienda provincial, pero esperamos que nos vuelvan a ayudar». No obstante, remarcó que, si no cuentan con la asistencia, la decisión es «dar el incremento, la variable de ajuste será alguna obra que tendremos que ralentizar».

A su vez, Jorge Espejo, de Iglesia, comentó que «estamos analizando» brindar el aumento, al igual que Romina Rosas, de Caucete, quien dijo que «estamos evaluando la situación con la Secretaría de Hacienda».

Por otro lado, Fabián Martín, de Rivadavia, resaltó que, si bien la idea es entregar el incremento, «vamos a evaluar si nos dan los recursos porque estamos cortos», a lo que agregó que «necesitaríamos ayuda para afrontar los gastos». En ese sentido, desde Chimbas, Fabián Gramajo comentó que «voy a ir en la misma línea» que los demás intendentes, pero que «le vamos a pedir una ayuda a la provincia porque solos no nos alcanza». Desde Santa Lucía, Juan José Orrego manifestó que «vamos a tratar de hacer todos los esfuerzos por dar el aumento, pero no es una decisión política, es una decisión de los ingresos que vamos teniendo. Tenemos que juntarnos y charlar con los intendentes y tomar una decisión en conjunto porque siempre es difícil si no tenemos la ayuda de la provincia».

 

fuente: diario de cuyo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *