Sáb. Oct 1st, 2022

Las nuevas autoridades del triunvirato normalizador de la Unión Vecinal La Alianza, en Santa Lucía, se hacían presente en el local vecinal y lo que debía ser un acto corriente y festivo pasó a ser una batahola con una denuncia por violencia física contra una funcionaria orreguista, Eva Costa.

La denuncia policial fue difundida en las redes sociales por María Alejandra Rossomando ya que la agredida era una amiga suya (una periodista de la que no trascendió en nombre) y fue quien contó cómo sucedieron las cosas.

Rossomando contó que ella junto a un grupo de vecinos venían denunciando a las autoridades de la UV por irregularidades, y pidieron la conformación de un nuevo triunvirato normalizador, por lo cual se llamó a audiencia pública en Personería Jurídica, donde las irregularidades de la comisión que lideraban mujeres de apellido Acosta quedaron expuestas.

Por entonces, “yo tuve que denunciar a estas señoras Acosta por hostigamiento y amenazas”, publicó en su muro de Facebook.

Tuvieron que esperar hasta que salió la resolución de Personería Jurídica del nombramiento del nuevo triunvirato normalizador.

En la tarde del jueves 22 de septiembre, las nuevas autoridades se presentaron a pedir las llaves del establecimiento de la UV, pero como no había forma de obtenerlas, tuvieron que llamar a un cerrajero para abrir y colocar nueva cerradura.

En ese momento se presentaron en el lugar las anteriores autoridades, familia Acosta, acompañadas de empleados municipales y agentes de policía.

“Entraron filmando como si fuera no sé qué?? el tema es que había una chica amiga que me esperaba para realizar otra actividad en otro lugar. El tema es que mi amiga al estar en el lugar y esta mujer Eva Acosta filmando todo, mi amiga le pidió que no la filmara porque ella venia por otro asunto, mi amiga terminó agredida por esta mujer Eva Acosta (también funcionara de la municipalidad de Santa Lucía)”.

A la denuncia escrita se sumaron imágenes de la denuncia policial y de la marca en la cara por el golpe propinado por Acosta a la otra mujer.

Rossomando se preguntaba que hacían estas mujeres en la UV si ya no eran parte de ninguna comisión, ni siquiera viven en el barrio.

Tampoco se entendía la presencia de empleados municipales en el establecimiento, “arrinconando a la autoridad del triunvirato (también mujer) y muchos hombres. Así trabajan los funcionarios orreguistas??”, señaló.

“Otra vez me dan la razón cuando digo que los vecinos reciben hostigamientos, aprietes y amenazas por parte de esta gente!!

¡Otra vez tengo razón, estas mujeres usan recursos municipales en contra de los vecinos para su conveniencia!! ¿Hasta cuándo seguiremos soportando estas injusticias?? Los Orregos ya tendrían que actuar a favor de los vecinos!!”, agregó.

La violencia parece ser endémica en los funcionarios de Juntos por el Cambio.

En noviembre de 2020, la vicepresidenta del Pro sanjuanino, Gimena Martinazzo, denunció ante la justicia por violencia de género al diputado Eduardo Cáceres (JxC), quien era su pareja. Cáceres fue procesado judicialmente por “lesiones leves agravadas por el vínculo”.

Aunque también están las denuncias por malversación de fondos.

En julio de 2021, diputado Enzo Cornejo (JxC) fue denunciado por irregularidades en el manejo de fondos para la campaña 2015-2017. Más precisamente por pedirle cerca de $380.000 a la concejala Eugenia Raverta.

Esta semana se conoció otra denuncia contra Cornejo, esta vez el denunciante fue Mario Enrique Ortiz, quien acusó a Cornejo por supuesto enriquecimiento ilícito desde que fue funcionario del ENACOM (Ente Nacional de Comunicaciones) en San Juan. El escrito ingresó por mesa de entrada de la UFI Delitos Especiales este 1 de setiembre

Por otro lado, esta semana los concejales opositores de la Municipalidad de Santa Lucía, que habían observado irregularidades en el pase de contratados a planta realizado por el intendente Juan José Orrego, elevaron un pedido de informe que fue “cajoneado”, por lo cual decidieron denunciar la situación.