Mié. May 12th, 2021

Alberto Fernández anunció que frenó el pago de alimentos comprados con posibles sobreprecios. Fue luego de que este lunes se desatara la polémica por la compra de alimentos por parte del Ministerio de Desarrollo Social ​-para comedores y barrios humildes- a valores por encima de los precios máximos que había fijado el propio Estado.

Desde Desarrollo Social admitieron durante el día que, en la compra de azúcar y aceite, se debió pagar más caro ya que los proveedores «se plantaron» y, ante la emergencia por el coronavirus, debieron comprarlo igual.

A propósito de eso, en diálogo con Desde el Llano (Todo Noticias), Alberto Fernández afirmó: «Esta compra que se hizo, todavía no se pagó. Di la orden que ninguna compra se pueda hacer sin respetar los precios máximos que el Estado fija. No puede ser que alguien se le plante al Estado en una situación como la que estamos viviendo».

Añadió: ​»Yo creo en la honestidad de Daniel Arroyo, quien igual dispuso abrir una investigación dentro del ministerio para ver qué pasó. Lo que más me preocupó es que estas empresas se plantaron y no quisieron bajar los precios. Y él tuvo el dilema de alimentar a la gente o pagar esos precios y eligió alimentar a la gente».

«Esto de la único que habla es de la cartelización de estos sectores que ni siquiera en medio de esta situación son capaces de flexibilizar las posiciones. Si hubo algún acto de corrupción el primero que va a perseguir al corrupto es el presidente. Y no tengo ninguna vocación de apañar a un corrupto en mi Gobierno», indicó.

Impuesto a las grandes fortunas

El presidente, asimismo, habló de analizar un impuesto a las grandes fortunas para aportar a la situación crítica de la economía, aunque aclaró que «es un tema que depende del Congreso» y dijo que no hablaba de impuesto a los que habían entrado al blanqueo de capitales.

«Lo que no es posible es que pidamos que nadie pague y que el Estado haga todo. Si a las Pymes tenemos que esperarlas -a la cual les sacamos todos los aportes patronales-, entonces si nosotros hacemos todo este esfuerzo…, alguien va a tener que hacer un esfuerzo mayor. Pero depende del Congreso nacional porque yo no puedo poner impuestos. Ahora, me parece que un aporte extraordinario a las grandes fortunas (no de los blanquearon) podría pensarse, ¿no?», dijo sobre la iniciativa.

«En febrero, cuando estuve con (Angela) Merkel, cuando terminamos la cena me dijo ‘nunca entendí por qué en Argentina los ricos no pagan mas impuestos‘. Quizás ahora es el momento de que los que más tienen ayuden a los demás argentinos», continuó Alberto F. Y remarcó: «Yo no hablé de un impuesto al blanqueo, yo hablo de un impuesto a las grandes fortunas».

La flexibilización de la cuarentena 

Fernández, por otra parte, adelantó que analizará con los gobernadores la «flexibilización» de la cuarentena. El presidente dijo que tendrá este martes una teleconferencia con los mandatarios provinciales «para ver cómo avanzar».

Asimismo, ratificó que «las clases seguro que no van a volver, tenemos que cuidar que el transporte público no se llene de gente, tenemos que ser muy cuidadosos».

«La cuarentena va a seguir, lo que podemos hacer es flexibilizarlo; no podemos perder el esfuerzo que hemos hecho. Estamos sintiendo que estamos un poco mejor, lo estamos, pero tenemos que ir con cuidado», dijo Fernández.

«No me gusta cantar victoria», enfatizó, «porque estamos muy lejos de eso».

Y adelantó que lo peor aun no pasó: «Lo que estamos haciendo es hacer más lento el contagio para poder atenderlo, pero vamos a pasar momentos dolorosos, seguro que vamos a pasar momentos más difíciles. Tenemos que ser conscientes de eso y, por eso, no tenemos que relajarnos. No es verdad que haya pasado el problema».

Por eso, expresó: «No vamos a terminar la cuarentena sino ver las actividades que podemos flexibilizar».

En ese sentido, Alberto Fernández anunció que les propuso a la Cámara Argentina de Comercio, a la UIA y a la CGT tomar decisiones en conjunto: «A ellas tres, más el grupo de expertos que nos asesoran en epidemiología, les propuse que vayamos tomando decisiones en conjunto. Porque lo peor que nos podría pasar es que con esta idea que muchos alimentan, que hay que recuperar la economía, terminemos enfermando a los argentinos».

Y agregó: «A esos que quieren apresurarse, les digo que si una persona con coronavirus entra a una fábrica, contagiará a sus compañeros. Y ahí tendremos un problema aun peor: más gente enferma y una fábrica que no puede funcionar porque sus trabajadores se enfermaron».

Alberto Fernández habló al cierre de una jornada donde las autoridades sanitarias nacionales confirmaron cinco muertos y 74 nuevos contagiados de coronavirus​, por lo que la cifra de enfermos en la Argentina suma 1.628.

Del total de esos casos, 718 (44,1%) son importados, 563 (34,6%) son contactos estrechos de casos confirmados, 175 (10,75%) son casos de circulación comunitaria y el resto se encuentra en investigación epidemiológica.