Spread the love

Simplificación financiera y reducción de impuestos son los dos grandes objetivos de la implementación de la moneda digital propuesta por el ministro de Economía, Sergio Massa, en caso de ganar las próximas elecciones presidenciales.

“La Moneda Digital Argentina (MDA) facilita las operaciones digitales y genera oportunidades, autonomía e independencia a personas y empresas a partir de la simplificación financiera”, indicaron fuentes del Palacio de Hacienda.

La eventual puesta en marcha de este mecanismo de transacción también permitirá “reducir impuestos y comisiones, generando incentivo de uso”, añadieron las fuentes.

La propuesta de creación de una moneda digital fue anticipada de manera general el domingo por el candidato de Unión por la Patria (UxP), Sergio Massa, en el marco del debate presidencial entre candidatos y candidatas que se realizó en la Universidad Nacional de Santiago del Estero.

La moneda digital, a diferencia de las criptomonedas, es habitualmente emitida por una entidad centralizada, como es el caso del Banco Central Europeo; en cambio las  criptomonedas se rigen bajo un sistema descentralizado y dependen de sus  inversores para sostenerse. La idea de la moneda digital apunta también a combatir la evasión tributaria al mejorar la trazabilidad de los fondos.

“MDA es el inicio de un programa de políticas orientado a evolucionar el vigente sistema de pagos digitales minoristas en el que participan las fintech, los bancos comerciales y las cámaras compensadoras bajo la supervisión y regulación del Banco Central de la República Argentina (BCRA)”, explican los especialistas.

“La propuesta permitirá más libertad y autonomía a la hora de realizar transacciones en lo cotidiano, de fácil uso y acceso, incluyendo sectores no digitalizados ni bancarizados y evita la burocracia financiera”, remarcaron en Economía.

No se descarta que Massa brinde más detalles de esta propuesta durante el debate presidencial del domingo en la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires.

Para los autores del proyecto, la moneda digital permitirá “mayor digitalización y contribuirá al equilibrio fiscal. Es la única (alternativa) viable al no forzar ajustes draconianos ni requerir de impuestazos que afecten negativamente el ingreso de las familias argentinas”.

Entre sus efectos positivos, se detalla que “facilitará el acceso a personas y empresas a las operatorias digitales”, además de “simplificar los procesos y generar incentivos de uso logrando libertad financiera, de manera segura y sencilla”.

“Da respuesta y herramientas para incorporar la economía informal al circuito formal. Y así, al formalizar la economía, aumenta la base de contribuyentes y permite una mayor eficiencia recaudatoria”, aclaran los colaboradores del ministro.

En este sentido, añaden que la iniciativa permitirá “reducir los impuestos nacionales y provinciales, las comisiones de operación en plataformas y facilitará la operación p2p”, que es la conexión entre pares, sin interferencias.

El objetivo final es impulsar el uso de los medios de pago digitales, formalizando las cadenas de pago y disminuyendo el uso del efectivo.

El proyecto prevé “un programa en dos etapas, en el que primero se fortalece el ecosistema existente y posteriormente se avanza en una nueva infraestructura provista y respaldada por el Banco Central, generando capacidades para que este último pueda emitir una moneda digital o virtual”.

“Mientras otros candidatos proponen la fantasía de la dolarización sin explicación o el bimonetarismo libre, el programa de la MDA introduce incentivos para alentar el uso de medios digitales, revisando el esquema de retenciones impositivas y otras medidas impositivas”, explican desde Economía.

El ministro Massa remarcó que “en las próximas semanas” enviará al Congreso un proyecto para crear una MDA”, en función de que “hay más de 100 países que ya lo están haciendo”. “Noruega y Suecia son el modelo más conocido, pero Brasil también está avanzando y nosotros con nuestros vecinos tenemos mucho comercio, mucho trabajo complementario y una mirada común”, recordó Massa.

Carlos María de los Santos, exdirector del Nuevo Banco del Chaco y presidente de la fundación Inclusión Productiva, que creó el PAD (Peso Argentino Digital) y le presentó hace unos años este proyecto a Sergio Massa, explicó cómo podría llevarse a cabo.

Sostiene que ni bien se apruebe la ley estaría habilitado un plazo para que las personas digitalicen todo el dinero que tengan en efectivo. Una vez finalizado este plazo se dejaría de usar definitivamente la plata física.

Afirmó que si él fuese el presidente del BCRA, se animaría a aplicar esto “de manera inmediata”. “Hoy la conectividad está en el 95 por ciento. Con el 5 por ciento restante hay que buscar una solución complementaria. Que inviertan en arreglar la conectividad que funciona a medias y conectar a aquellos que no la tienen. Mientras tanto, solucionemos el tema con ese 95 por ciento”.

“Lo importante es que queden registradas las transacciones y paguen impuestos. Y tener un superávit fiscal que me permita bajar impuestos y realmente vivir ordenado sin hacer ajuste para cumplir las metas del Fondo Monetario”, finalizó.

  • Ventajas y desventajas del sistema de pagos

Los beneficios y desventajas de la Moneda Digital Argentina (MDA) son los siguientes:

– Está orientada a evolucionar el vigente sistema de pagos digitales minoristas en el que participan las fintech, los bancos comerciales y las cámaras compensadoras bajo la supervisión y regulación del Banco Central. – Su objetivo final es impulsar el uso de los medios de pago digitales, formalizando las cadenas de pago y disminuyendo el uso del efectivo.

– Permitirá más libertad y autonomía a la hora de realizar transacciones en lo cotidiano, de fácil uso, incluyendo sectores no digitalizados ni bancarizados y evitará la burocracia financiera.

– La MDA y la mayor digitalización contribuyen al equilibrio fiscal, al no forzar ajustes ni requerir de impuestazos que afecten negativamente el ingreso de las familias argentinas.

– Facilita el acceso a personas y empresas a las operatorias digitales, simplifica los procesos y genera incentivos de uso logrando libertad financiera, de manera segura y sencilla.

– Da respuesta y herramientas para incorporar la economía informal al circuito formal, y así, al formalizar la economía, aumenta la base de contribuyentes y permite una mayor eficiencia recaudatoria.

– A diferencia de la dolarización o el bimonetarismo libre, introduce incentivos para alentar el uso de medios digitales, revisando medidas impositivas.

– Es un programa en dos etapas: primero se fortalece el ecosistema existente y posteriormente se avanza en una nueva infraestructura respaldada por el Banco Central, generando capacidades para que este último pueda emitir una moneda digital o virtual.

– El Banco Central de Chile advierte por el alto costo de aplicar moneda virtual.

  • “Para frenar actividades poco lícitas”

Emiliano Libman, economista del think tank Fundar, explicó que esta iniciativa “no es muy diferente de lo que ya existe por fuera de las transacciones físicas”, donde los países emiten billete en papel pero “la mayor parte del dinero es digital”.

“La principal diferencia es que esto sería más seguro, por todo lo que es la tecnología del encriptado. Si funciona bien, sería más barato operar y utilizar servicios de pago. Sería más seguro. Más fácil de blanquear. Por eso le interesa tanto a los bancos centrales, para combatir actividades ilícitas”, destacó. De todos modos, bajó a tierra algunas visiones hiperoptimistas: “Si alguien está esperando una solución mágica a los problemas de Argentina, que se olvide.

No cambia nada. Siguen siendo pesos. Uno puede pensar que sube la recaudación porque se blanquean actividades, pero es todo muy difuso”, apuntó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *