Jue. Ago 5th, 2021

En medio de una ola polar, los reclamos contra la presencialidad en pandemia pusieron el foco en el frío. Con las ventanas abiertas por protocolo sanitario, el gobierno porteño envió un mensaje a las familias para que abriguen más a las y los chicos, incluso con mantas. Un relevamiento aún en curso detectó más de 40 escuelas sin gas y con calderas o estufas rotas.

“Les recomendamos que los/as chicos/as lleven a la escuela varias capas de ropa liviana superpuesta, además de buzo o suéter, bufanda, guantes, gorro y campera. También pueden llevar una manta”. Así aconsejó el Ministerio de Educación el Gobierno de la Ciudad a las familias, en un mensaje transmitido vía mail durante el domingo, de cara a la semana más fría del año y en plena ola polar, mientras el contexto epidemiológico obliga a mantener las ventanas abiertas para evitar más contagios de coronavirus. El correo también afirma que “la calefacción estará encendida de forma permanente”, algo imposible de cumplir en las decenas de escuelas del distrito sin gas, con calderas o estufas rotas.

Mientras el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta recomienda ir a las aulas con mantas, las comunidades educativas protestan con frazadazos. Ya se realizó uno la semana pasada frente a la sede de la cartera educativa, en la Villa 31. Esta semana, las medidas se replicarán en las escuelas sin calefacción. Este lunes el frazadazo tiene lugar frente a la escuela Rosario Vera Peñaloza, en Pringles al 1100.

“El viernes a la tarde nos informa conducción que suspenden las clases virtuales. Veníamos con bimodalidad. Aducían que el decreto del Poder Ejecutivo quedaba sin efecto, lo cual no fue así porque se renovó. Las familias que elegimos virtualidad queremos que continúe, y se suma que en la escuela no funciona la caldera. Obligan a que nuestros hijos e hijas vayan a la escuela sin calefacción. Sumado a eso, un mensaje que nos invita a llevar mantas: es tragicómico que la jurisdicción más rica nos obligue a eso”, cuestionó Emiliano Luque, papá de estudiantes de séptimo y segundo grado en esa escuela. En el marco del frazadazo de este mediodía entregarán una carta con más de 150 firmas para pedir a la conducción que siga la virtualidad y se repare la caldera, que no funcionó en todo el año.

“La ola de frío desnuda la falta de inversión en infraestructura que venimos denunciando desde enero. Se preveía que íbamos a llegar a esta situación, por eso planteábamos la necesidad de invertir en el sistema de calefacción. Hay un gran número de escuelas que no pueden garantizar la calefacción, algunas por falta de mantenimiento y otras por problemas con Metrogas: porque no se han pagado las boletas correspondientes”, detalló Pablo Francisco, de UTE. Desde ese espacio están confeccionando un “Mapa del Frío en las Escuelas de CABA”, donde ya llevan registradas más de 40 instituciones.

“Seguimos exigiendo pase a la virtualidad, porque la incidencia de casos en la ciudad está por arriba del límite que fija el Consejo Federal de Educación”, advirtió Francisco. Y criticó que “además no hay un marco regulatorio para la situación; en Provincia de Buenos Aires el Plan Jurisdiccional prevé que las escuelas sin calefacción con menos de 10 grados suspendan clases. Exigimos en ciudad alguna normativa al respecto pero lo rechazaron”. También contó que volvieron a pedir medidores de dióxido de carbono en las aulas, para evaluar la calidad del aire en función de los niveles de ventilación y procurar una presencialidad más segura. Pero la respuesta también fue negativa, indicó el referente de UTE.

Sobre la recomendación de asistir a clases con mantas, consideró que “es una burla. Con marketing quieren tapar la falta de inversión en infraestructura. Con estos fríos tanto estudiantes como docentes salen con mucho malestar, sintiéndose mal. La mayoría dice que hace más frio adentro que afuera de las escuelas”. Además del mensaje enviado a las familias, otro mail dirigido desde la cartera de Soledad Acuña a equipos directivos y docentes pidió “estar atentos/as a que los/as estudiantes mantengan puesto su abrigo durante las clases” y “priorizar propuestas didácticas que involucren el movimiento dentro de la escuela”.

Otro de los puntos del mensaje, tanto a las familias como a las escuelas, apunta a que las ventanas estén cerradas para mantener el calor en las aulas mientras no haya alumnos, algo que ya fue cuestionado por el riesgo que implica que no se ventile correctamente el espacio entre la cursada de una y otra burbuja.

Tiempoar.com.ar