Dom. May 16th, 2021

Después de tres semanas de vacaciones, el presidente Mauricio Macri retomó ayer sus actividades con la promesa de que la economía argentina crecerá este año y el siguiente, y ratificó que su gobierno está enfocado en que el país «salga de la pobreza» y en generar «igualdad de oportunidades» .

Sin embargo, el presidente tiene una ardua tarea, ya que en las últimas medidas han tenido un impacto negativo sobre su imagen. La encuesta nacional de Synopsis, una de las consultoras que mejor pronosticó las elecciones bonaerenses, asegura que la imagen «negativa» del presidente pasa del 30,2% de noviembre al 41,4% en enero.

Ayer también se conoció la encuesta de Thomson Reuters/Ipsos, según la cual el índice de confianza del consumidor retrocedió 1,4 puntos porcentuales en enero respecto a diciembre, a causa de una merma en las expectativas sobre la economía y el nivel de empleo.

En enero, el subíndice de expectativas económicas cayó 0,6 puntos porcentuales, y el de confianza en el empleo, que mide la seguridad laboral actual, bajó 3,8 puntos porcentuales. Synopsis también muestra que el 55,1% de los argentinos está «decepcionado» con la inflación y tiene «menos confianza que al comienzo».

Pero Macri volvió con un discurso cargado de optimismo y con la actividad del Congreso en pleno receso pero no así la de tribunales, donde avanzan causas por corrupción contra distintos líderes sindicales; entre ellos, nada menos que el camionero Hugo Moyano.