Spread the love

El Banco Central (BCRA) adquirió hoy US$208 millones de dólares en el Mercado Único y Libre de Cambios (MULC), con lo que acumula en lo que va del mes compras por US$1.942 millones.

En lo que respecta a los dólares financieros, con una firme tendencia alcista, el contado con liquidación (CCL) subió $58,24, hasta $1.271,98; mientras que el dólar MEP avanzó $64,63, en $1.228,11.

En el mercado informal, el denominado dólar «blue» subió $45 con respecto al martes, en $1.225 para la venta y $1.205 para la compra.

Hoy, la cotización del dólar mayorista se ubicó en un promedio de $818,6 con una suba de cincuenta centavos respecto de su último cierre, con lo que la brecha cambiaria con el CCL se ubicó en torno a 55,3% y con el MEP, en 49,8%.

En tanto, la cotización del dólar minorista, según el promedio relevado por el BCRA, fue de $865,654 para la venta y $806,528 para la compra.

En el Banco Nación la cotización del dólar minorista se posicionó a $838,25 para la venta y $798,25 para la compra, mientras que en el Banco Galicia el precio de venta fue de $885 y de $896 en el Banco Piano.

Por su parte, el denominado dólar tarjeta para compras en el exterior se ubicó en $1.341,2 por unidad.

El volumen operado en el segmento de contado fue de US$353,757 millones, en el sector de futuros del Mercado Abierto Electrónico (MAE) se registraron operaciones por US$81 millones y el mercado de futuros Rofex por US$554 millones.

¿Por qué las cotizaciones alternativas del dólar rompen nuevos máximos y la brecha regresa al riesgoso nivel del 50%?

1) Se va atrasando el dólar oficial

El Gobierno fijó el tipo de cambio oficial en $800 el 13 de diciembre, con alzas diarias al margen y un aumento provisorio del impuesto PAIS a las importaciones y retenciones de las exportaciones no agropecuarias. El BCRA comunicó que, a partir de la devaluación, el tipo de cambio se deslizaría a un ritmo de +2% mensual en el corto plazo. Según analistas, permitirá anclar expectativas y alentar la liquidación de divisas. También, por medio del Decreto 28/2023, se oficializó un nuevo Programa de Incremento Exportador que estableció que las ventas al exterior se liquidarán 80% al dólar oficial y 20% al “contado con liquidación” en la Bolsa. Estas primeras medidas permitieron que el BCRA lograse iniciar una racha compradora de reservas Internacionales.

No obstante, ese ritmo de apreciación del dólar oficial, dada la inercia inflacionaria, empieza a generar tensiones y incrementar las apuestas acerca de cuándo volverá a aplicarse un salto discreto del tipo de cambio en el corto plazo.

“Si se materializa en niveles de inflación de +25% mensual de diciembre a marzo, se retornaría ya a niveles de tipo de cambio real multilateral prácticamente similares a aquellos previos a la devaluación de diciembre. Esto introduce dudas acerca de la sostenibilidad del régimen cambiario planteado y, en consecuencia, en los posicionamientos en activos financieros, en el marco de un mercado que se volcó fuertemente a la deuda atada al coeficiente CER en detrimento de los activos atados al tipo de cambio”, indicaron los expertos de TSA Bursátil.

2) Lenta desinflación

“La contracara de estas medidas es, naturalmente, un recrudecimiento de la inflación. Analistas especulan con un ‘verano caliente’, donde la inflación acumulada en los primeros tres meses de gestión podría alcanzar 100 por ciento. Una primera prueba de ello fue el dato de diciembre, que se situó en 25,5%, siendo el mayor registro mensual desde inicios de la década del ‘90. Esta dinámica en los precios, naturalmente repercutirá en la competitividad cambiaria y seguramente atentará con el objetivo, recientemente ratificado del BCRA, de mantener el deslizamiento del tipo de cambio oficial en sus niveles objetivo”, advirtieron los analistas de TSA Bursátil.

Hay que recordar que el dólar libre no le pudo ganar a la inflación de 2023. La cotización alternativa cerró el año pasado a $1.025, con una ganancia de 679 pesos o un 196,2%, debajo de una inflación de 211,4% la más alta del mundo.

3) Sigue el exceso de pesos

Aunque el nuevo Gobierno enfatizó su voluntad de evitar recurrir a la emisión monetaria para cubrir el déficit fiscal, con activas colocaciones en el mercado de deuda, el exceso de pesos se sigue haciendo evidente y es una realidad con la que hay que convivir en el corto plazo. Las tasas de interés negativa desalientan las colocaciones en moneda local y no quedan demasiadas alternativas en lo inmediato que buscar la cobertura en divisas.

Por otra parte, las intensivas compras de dólares que viene efectuando el BCRA en el mercado de cambios desde el 11 de diciembre -cerca de los USD 5.000 millones- obligaron a una fuerte emisión monetaria de unos $3,8 billones, un 37% de la Base Monetaria, hoy en torno a los 10,3 billones de pesos.

En tanto, durante la gestión de Milei, los pasivos remunerados del Banco Central se incrementaron un 30,7% o $6,6 billones, desde los $21,5 billones el 7 de diciembre, a los $28,1 billones el 15 de enero, lo que significa que la expansión de pesos, aunque esté encajada dentro del sistema, mantiene un ritmo muy acelerado que tarde o temprano derrama en todos los precios d ela economía.

Si se suma la cantidad de pasivos monetarios que contabiliza el Banco Central en su balance, la cifra alcanza unos $39,8 billones con la Base Monetaria, más pases Pasivos, contra reservas internacionales brutas cercanas a los 24.000 millones de dólares, da un ratio de pesos versus reservas superior a los $1.600 por dólar. “Esto sigue dando un dólar de equilibrio muy alto”, subrayó el analista y asesor de negocios Salvador Di Stefano.

“Cerramos la semana anterior con 40% de brecha y celebrando el acuerdo con el Fondo. Hay una realidad, sobran los pesos. Estamos inflacionando muy fuerte, el dólar no tiene otro lugar que ir para arriba. Los analistas en la Argentina cometen dos errores. Suponen rápida desinflación, lo que suena una fuerte sobrestimación del problema que tenemos por delante. Segundo, con un país todavía al borde de una ‘híper’ piensan que el dólar en $1.200 es caro. Somos argentinos, debiéramos anticipar mejor. Creo que hay mucho pensamiento mágico y no ven la Argentina que se viene. Ojalá me equivoque y sea todo muy fácil y en seis meses hayamos desinflacionado este país . La Argentina hoy quedó atrapada en un limbo inflacionario donde todo el país sufre incómodamente una realidad inflacionaria recesiva”, afirmó Germán Fermo, estratega en mercados internacionales del Grupo IEB (Invertir en Bolsa).

4) Escasas reservas en el BCRA

El Banco Central acumula una relevante racha compradora de divisas en el mercado de cambios. La entidad monetaria anotó un saldo comprador total de USD 4.629 millones desde el lunes 11 de diciembre, inclusive. En el mismo período, las reservas crecieron en USD 2.761 millones desde los USD 21.208 millones del 7 de diciembre, a 23.969 millones de dólares. Esa divergencia de casi USD 1.900 millones -básicamente por pagos de deuda- evidencia la dificultad para acumular reservas en este contexto, aún con la vigencia de un “cepo” cambiario y limitaciones para la operatoria importadora.

“Desde el frente cambiario, la atención se concentra en el regreso de los importadores a la plaza, lo cual podría ir achicando el saldo comprador del BCRA, más cuando también habría menor interés desde los exportadores por el deterioro de competitividad. De ahí que la ‘brecha’ continúa en el centro de la escena, toda vez que una vez ampliación -más allá de los beneficios coyunturales sobre el Bopreal- podría ir configurando una futura devaluación antes de la cosecha gruesa para incentivar nuevamente las liquidaciones, con un crawling-peg de tan sólo el 2% que va incubando atraso frente a la elevada inflación”, explicó Gustavo Ber, economista del Estudio Ber.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *