Jue. Dic 1st, 2022

El nuevo Código Electoral Provincial sigue dando tela para cortar. Un análisis del articulado de la norma que sancionó el uñaquismo junto con el giojismo arroja que el sistema que se estrenará en las elecciones de 2023 (SIPAD, similar a la Ley de Lemas) es, comparado con el de las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO), más flexible en un punto sensible como es la definición de las candidaturas.

Es que si un postulante renuncia o tiene problemas para participar, su reemplazo no es como antes quien le sigue en la lista sino cualquiera que determine el partido o frente electoral al que pertenece. Así, los reemplazos en las candidaturas podrán prestarse a diversos juegos a criterio de cada espacio político, sin estar preestablecido ningún nombre, lo que se conoce como «poner a dedo» a un aspirante a cualquiera de los cargos provinciales y municipales.

Este nuevo esquema más laxo está fijado en el artículo 180 del Código Electoral Provincial que dice en su apartado de «Vacancia» que «en caso de fallecimiento, incapacidad sobreviniente definitiva e invalidante, renuncia de cualquier postulante o imposibilidad por cualquier motivo o causa, la Agrupación Política (frente electoral o partido), Sub-Agrupación Política (línea interna de la alianza) o lista que corresponda, debe reemplazarlo por un o una candidata en el término de cuatro días desde la notificación o conocimiento de la vacancia». En cambio, en las PASO se establecía que cada candidato en caso de no postularse debía ser sustituido por quien le siguiera en la lista.

Con este mecanismo, las distintas fuerzas políticas no tendrán que preocuparse por problemas de última hora, ya que pueden cubrir las listas con facilidad y sin ningún corset más que respetar la paridad de géneros. Esta alternativa cobra más peso en la definición de candidaturas a la Gobernación en la Provincia. Es que la eventual postulación de Sergio Uñac a un tercer mandato ya es cuestionada por Juntos por el Cambio, que considera que el mandatario ya va por su tercer mandato en el sentido de que fue vicegobernador antes. En el Frente de Todos esta posible postulación es sostenida firmemente. Para el uñaquismo, la candidatura del actual gobernador, si se da, será absolutamente constitucional porque consideran que las categorías de gobernador y vicegobernador como categorías diferentes, es decir, que no le pueden computar a Uñac un mandato por ser parte de la fórmula con José Luis Gioja entre 2011 y 2015.

El Sistema de Participación Democrática Abierta (SiPAD) fue aprobado el 8 de septiembre último, con rechazo de JxC. Plantea una reforma electoral integral que tiene como eje la tributación de votos, similar a lo que fue la Ley de Lemas que funcionó en los ’90. Así, lo que se fija es que los votos de los candidatos de un frente para una determinada categoría (gobernador, intendente, diputados y concejales) se acumulan y le terminan sumando para el que salió primero, para posicionarse mejor frente a los rivales.

También el nuevo Código tiene como característica que no fija límites para las candidaturas a gobernador e intendente dentro de un mismo frente político. Y cada postulante a gobernador de un frente debe llevar una lista de diputados proporcionales y un legislador por departamento, mientras que cada aspirante a una Intendencia debe contar con una sola lista de concejales. La distribución de los cargos de diputados proporcionales y concejales entre alianzas rivales se hace mediante el Sistema D’Hondt.

Respecto de la reforma electoral, aún siguen en trámite en diferentes instancias tres presentaciones pidiendo la inconstitucionalidad de la ley que eliminó las PASO provinciales en diciembre de 2021, que hicieron oportunamente el giojismo, Juntos por el Cambio y el Partido por el Trabajo y el Pueblo (PTP).

 

fuente: tiempo san juan