Lun. Ago 15th, 2022

Con la crisis económica más delicada cada día, uno de los impactos se da en particular en el sector supermercadista, un ámbito en el que sobre todo en la última semana hay una mayor demanda de los compradores por el temor a faltantes, en particular de productos como aceite, harina, azúcar y leche. Al punto que la decisión ha sido la restricción de las ventas a no más de dos artículos por cliente de esos productos. Es para que cada comprador pueda atender, al menos, la necesidad diaria en una casa de familia.

Los pronósticos sobre la economía del país no son prometedores, tanto desde el Gobierno nacional como para agentes externos, una situación que ha encendido las alarmas y preocupa a la ciudadanía. Y la respuesta ha sido, en muchas personas, el tratar de salir a conseguir los productos de primera necesidad, por temor a que haya faltantes. Se trata de cantidad que exceden las compras habituales en cualquier familia.

El gerente de una cadena nacional con asiento en San Juan habló de un fuerte crecimiento de la demanda de artículos básicos para el consumo nacional, en particular del aceite. Al punto que, frente a la decisión de limitar la cantidad de productos que el cliente se puede llevar, en el salón de ventas detectaron familias en las que la mujer va a una línea de cajas, el marido a otra y hasta algún hijo también se lleva su cuota. «No lo podemos evitar, pero es así», dijo. Y se da también con azúcar, leche y la harina.

Los límites a las ventas por cliente es la forma de que el producto alcance para la mayor cantidad de compradores.

Desde la Cámara Sanjuanina de Supermercados y Autoservicios (CASSA), Mario Gee dijo que «hemos tenido que poner límites a la cantidad de productos que se lleva el comprador porque no podemos dejar a clientes de toda la vida sin mercadería». Y habló de que algunas familias se están «stockeando» de artículos de primera necesidad, pero que no hay ninguna señal que anticipe que vaya a haber algún tipo de desabastecimiento de productos.

Con este panorama coincidió Carlos Icazati, gerente del Grupo América Mayorista, quien explicó que otra situación que se da es la escasez de algunos marcas, aunque hay otra para sustituir.

En los habituales controles que hacen todas las semanas los inspectores de Defensa al Consumidor, en particular en las grandes cadenas que tienen filiales en San Juan, también vienen detectando el faltante de aceite en las góndolas.

«Tenemos que recargar varias veces al día las góndolas con botellas de aceite, pero apenas reponemos la gente se las lleva», dijo el encargado de un supermercado local.

Un caso particular es el de los rollos de papel higiénico y del papel para cocina. No hay suficiente stock y en el sector supermercadista lo atribuyen a que tanto la tinta para las etiquetas como el plástico de las envolturas de los envases tienen insumos importados y con las limitaciones del Gobierno nacional no están ingresando al país para evitar la salida de dólares. Incluso ya han vendedores que van casa por casa ofreciendo estos productos porque en las góndolas de los supermercados cuesta conseguir la cantidad suficiente.

Otro integrante de la CASSA, José Velardita, habló de «faltante de algunas marcas», pero que igual los clientes tienen opciones de los productos básicos. Si no están las primeras marcas siempre están los sustitutos.

El crecimiento de la demanda de los productos básicos es uno de los principales fenómenos que se dan en un contexto de crisis, como el que se vive en los últimos tiempos en el país. La gente tiene temor a que la vaya a faltar los insumos más comunes de la mesa familiar y corre a comprar lo que puede. En esta época del mes, en la que muchos se gastaron ya el sueldo, la opción es la tarjeta de crédito, pero hasta cierto límite para no endeudarse. Lo que es cierto es que ningún supermercadista se anima a anticipar cuándo se va a normalizar la situación, porque tampoco tienen respuestas de los proveedores. Y lo que también cuesta conseguir las opciones necesarias son, por ejemplo, las líneas de desodorantes, perfumes y champú, todos productor que tienen que ver con el aseo personal.

Precios Cuidados

Autoridades del Ministerio de Hacienda de la Nación firmaron un acuerdo con empresas productoras de lácteos y supermercados para la incorporación de 120 productos de ese rubro a la canasta de Precios Cuidados. Asimismo, las empresas y las principales cadenas se comprometieron a triplicar el volumen de leche fresca y garantizar el abastecimiento, al tiempo que establecieron la conformación de una mesa de trabajo que será coordinada por la Secretaría de Comercio Interior.

A partir de este acuerdo voluntario, que regirá hasta el 7 de octubre próximo, se aumentarán los volúmenes mensuales de la leche refrigerada y larga vida, de la manteca, la crema de leche y todas las variedades de queso.

De esta forma, la cantidad total que contempla la canasta asciende a alrededor de 1.070 productos. Para esta etapa que se extiende hasta el 7 de octubre, se acordó con las distintas cámaras una pauta de aumento promedio trimestral de 9,3%.

 

fuente: diario de cuyo