Dom. Feb 5th, 2023

La Selección Argentina enfrentará a Polonia el miércoles desde las 16 en donde se jugará el futuro en el Mundial de Qatar 2022. Luego de la victoria determinante ante México, el equipo conducido por Lionel Scaloni tiene otra final adelantada y sabe que depende de sí misma si quiere seguir con vida en el sueño mundialista.

Atrás quedó el frustrado arranque ante Arabia Saudita, un golpe que se transformó en optimismo y una reafirmación de convicciones en la victoria ante los mexicanos. Un triunfo que permitió darle al plantel argentino un respiro y sacarse la presión, de desbloquearse. A pesar de la última versión mostrada, Argentina entiende que aún le queda un partido vital para continuar con vida y acceder a los octavos de final.

El grupo, en la interna, se juramentó jugar los encuentros ante México y Polonia como dos finales. El cambio de actitud y, en algunos pasajes en el juego, dejó evidenciado que el mensaje llegó. El popio Scaloni declaró en la rueda de prensa de este martes que «se podrá jugar bien o mal, pero el estilo es siempre el mismo», y eso es lo que se volvió a ver el pasado sábado en el Estadio Lusail: la marca de un proceso que lleva más de cuatro años y que deberá seguir demostrando en la Copa del Mundo.

Jugadores y cuerpo técnico también saben que pueden rendir mejor. El nivel demostrado durante las Eliminatorias Sudamericanas, la Copa América 2021 y la Finalissima de 2022 son ejemplos de un nivel superlativo durante algunos momentos en los que Argentina puede apuntar. El partido ante Polonia demandará otra vez un nivel de ese estilo, no por un fútbol total, si no por el grado de concentración que se necesita y al que el equipo se acostumbró.

El convencimiento, una vez más, volverá a ser la clave de cara a lo que viene. Incluso cuando las cosas no salían como lo esperado desde lo futbolístico, la característica que emergió fue apretar los dientes. En el Mundial son más los partidos en los que hay que luchar que los que verdaderamente un equipo logra lucirse. Scaloni lo sabe y lo reconoció en una de sus primeras conferencias de prensa, en donde reconoció que en este torneo «no siempre gana el que juega mejor».

Ante Polonia, el miércoles, Argentina tiene con qué para jugar mejor y superar al rival. Incluso tomando las precauciones necesarias ante un rival que intenta potencias sus virtudes defensivas al máximo y con la expectativa en su figura, Robert Lewandowski. Pero en caso de que el juego no fluya, Argentina también sabe que puede hacerlo desde la actitud y la intelegencia, para seguir derribando las finales adelantadas que se le presentaron con anticipación.

 

fuente: el destape