Dom. Feb 5th, 2023
El intento de un grupo de trolls por instalar en Twitter que el Fernando André Sabag Montiel, el agresor detenido por el atentado contra Cristina Kirchner, era militante kirchnerista se cayó rápidamente luego de que el joven que aparece en las fotos se identificara. Sin embargo, Lana Montalban, Amalia Granata y Ziberial continuaron con la operación y sembrando su discurso de odio desmedido.

«Tengo más de 3400 notificaciones porque algunos trolls de @mauriciomacri @PatoBullrich @horaciorlarreta y compañía están usando imágenes mías para decir que soy «el brasilero». No solo son gorilas, sino que no usan ni media neurona y no tengo ni un parecido«, escribió Ignacio Barbieri, militante de la organización Peronismo Militante, en su cuenta de Twitter junto a la captura de un conjunto de tuits donde lo señalaban como el autor del atentado contra la Vicepresidenta.

Las imágenes que compararon con magnicida fueron sacadas de una acto encabezado por Cristina Kirchner en el 2016 durante un plenario de estudiantes secundarios de todas las organizaciones peronistas. Más allá de la confusión por un supuesto parecido físico, el dato es fácil chequear ya que en para esa época el joven que aparece en la foto tiene menos de 17 años, mientras que Sabag Montiel tenía 30, ya que actualmente tiene 36.

Pero para las personas a los que el odio los guía y deciden dar gran parte de su vida en ensuciar la realidad, chequear una información no es algo que les interesa, aún a alguien que se dice periodista, como es o sería Lana Montalban. Si a ella no le interesa en un intento por salvar su reputación, menos se lo podemos pedir al tuitero menemista conocido como Ziberial.

Ambos continuaron la fake news a pesar de que el tema ya está aclarado y que Ignacio Barbieri, un civil como cualquiera (o quien cometió el grave pecado de ser militante kirchnerista), está pidiendo por favor que cesen los ataques a su cuenta de Twitter. Estos personajes son los mismos que después se horrorizan cuando se habla de «discursos de odio» y te quieren vender un «liberalismo», que en realidad es fascismo disfrazado.

Por su parte, la diputara por la provincia de Santa Fe Amalia Granata, quien corre riesgo de perder su banca por las cosas que escribió en su cuenta de Twitter tras el intento de magnicidio, subió la foto pero ante la advertencia del militante de que la iba a llevar a Tribunales decidió borrarlo.

 

fuente: Minuto 1