Jue. Dic 1st, 2022
La NASA constantemente está trabajando por encontrar información desconocida sobre el espacio y también para encontrar solución a posibles problemas futuros. Este es el caso de la sonda DART, el primer intento por desviar un asteroide y el resultado fue un éxito rotundo.

La sonda robótica impactó contra Dimorfo, asteroide 10 millones de veces mayor, a unos 11 millones de kilómetros de la Tierra, logró y cambiar considerablemente su rumbo.

Era el primer ensayo general con el que la Oficina de Protección Planetaria de la NASAquiere aprender a desviar futuros asteroides de más de 140 metros de diámetro, que podrían destruir una ciudad entera si llegan a impactar contra nuestro planeta.

La noticia fue comunicada esta tarde por la NASA que anunció vía Twitter. «CONFIRMADO: El análisis de los datos obtenidos durante las últimas 2 semanas por el equipo de DART Mission muestra que el impacto con Dimorfo alteró con éxito la órbita del asteroide en 32 minutos, eso marca la primera vez que los humanos cambiaron la órbita de un objeto celeste en el espacio!», anunció la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio.

La misión fue un completo éxito, ya que pudo frenar considerablemente a Dimorfo. Este cuerpo de 160 metros de diámetro fue elegido porque orbita como una luna en torno a Dídimo, otro asteroide con un diámetro de 780 metros. En condiciones normales, Dimorfo completaba una órbita en torno a su compañero cada 11 horas y 55 minutos. Luego de impactar de frente y a unos 22.000 kilómetros por hora contra su objetivo, DART redujo en 32 minutos ese periodo.

Esto supone que Dimorfo también se acercó a su hermano en unos 35 metros. El año pasado, el equipo científico determinó que si DART reducía la órbita de Dimorfo 73 segundos o más, la misión ya sería un éxito, aunque la esperanza era aminorarla unos 10 minutos.

El choque de DART fue el 26 de septiembre y fue seguida casi en directo desde la Tierra. Las últimas imágenes enviadas por las cámaras de DART antes de estamparse contra Dimorfo revelaron que su superficie era muy irregular y pedregosa. Esto parecía indicar que este cuerpo es lo que los astrofísicos llaman “una pila de escombros”; un amasijo de rocas y polvo con poca densidad. Esto implicaba que a pesar de su pequeño tamaño, el impacto levantaría una nube de material que deberían poder observar decenas de telescopios terrestres que seguían la evolución del choque.

«Esto es algo de lo que estar orgullosos como proyecto internacional” afirmó Bill Nelson, administrador de la NASA. Luego agregó que después de este proyecto pueden decir que «estamos algo más a salvo de los asteroides peligrosos”. Concluyó explicando que «hace dos semanas la NASA volvió a hacer historia. Efectuamos la primera prueba de defensa planetaria de la humanidad y mostramos al mundo que la NASA es un serio defensor de este planeta».

Tom Statler, jefe científico de DART para la NASA, dijo por otro lado que el equipo va a seguir trabajando para saber más detalles sobre la composición del asteroide y los efectos del impacto con para empezar a diseñar un sistema de defensa planetaria para toda la Tierra.

 

fuente: ámbito