Dom. Feb 5th, 2023

Un grupo muy pequeño de la sociedad alcanza la edad jubilatoria con la totalidad de los años de aportes. Esto se debe a los empresarios que mantienen en la informalidad a la plantilla, a los trabajadores marginados del mercado y a los que realizan tareas no remuneradas. El Frente de Todos busca que el Congreso sancione en extraordinarias la moratoria previsional, lo que le permitirá acceder al sistema a más de 800.000 personas que, si no, quedan sin cobertura jubilatoria.

La paralización de Juntos por el Cambio al Palacio Legislativo impidió que se apruebe el proyecto en las sesiones ordinarias, que se asemeja a los ya pasados durante los gobiernos de Cristina Kirchner. Pretende habilitar un plan de pago de deuda previsional que beneficie a 447.000 mujeres y 295.000 varones en 2023 y proporciones similares para los años subsiguientes.

Los estudios realizados por el Gobierno confirman que no compromete a la sustentabilidad del régimen de reparto ni se trata de “regalar” jubilaciones. Por el contrario, trata de permitir la posibilidad de que quienes llegaron a la edad jubilatoria paguen toda la cantidad de aportes necesarios sin ser forzados a trabajar toda su vida para ello.

La presentación del temario de Alberto Fernández para las sesiones del verano le permitirá a la presidenta de la Cámara de Diputados, Cecilia Moreau, llevar adelante propuestas como esta apuntadas a incrementar derechos y responder a demandas sociales con escaso o nulo impacto negativo para la economía.

El discurso de los legisladores de Juntos por el Cambio que llevó a no dar quórum en las sesiones ordinarias dirige la responsabilidad de no haber acumulado las tres décadas de aportes a los propios trabajadores. El macrismo asume que el empleado tiene la posibilidad de elegir entre estar registrado o no, cuando la realidad desnuda un vínculo laboral completamente asimétrico, en el que el empresario cuenta con todo el poder para contratar y despedir.

En Argentina, las personas que alcanzan su edad jubilatoria con 30 años de transferencias a la seguridad social son la minoría. Se trata de sólo una de cada diez mujeres y tres de cada diez varones, de acuerdo a las cifras oficiales que maneja la ANSES que dirige Fernanda Raverta.

La diferencia en el género surge de las evidentes desigualdades del patriarcado en el mercado laboral, a lo que se les suman los diferentes pesos de cada uno en las tareas de cuidado no remuneradas. Esto se evidencia la encuesta nacional de uso del tiempo, que comenzó a medir el Indec desde 2021, que indica que las mujeres duplican a los varones en las horas diarias dedicadas al cuidado de miembros del hogar y superan en 90 minutos a sus pares en el tiempo destinado por día a las tareas domésticas.

La moratoria previsional cuenta con dos componentes. El foco principal está pensado para varones de 65 y mujeres de 60 que no tienen los 30 años de servicios formales, para que puedan regularizar los aportes adeudados.

Para este grupo de casi 800.000 personas, el plan de pago permite saldar deuda previsional hasta 2008. El objetivo consiste en que cancelen el pasivo en cuotas mensuales que se destinarán a la ANSES.

De sancionar el Congreso este proyecto se fomentará el pilar contributivo, además de que genera la posibilidad de que aquellas personas que adeuden aportes, puedan incluirse en el plan de pago para acceder a una jubilación. Eso da respuesta a una situación urgente, ya que, por los bloqueos al trabajo parlamentario en 2022, desde este año cientos de miles de personas pasarán a quedar sin cobertura jubilatoria.

En segundo lugar, el plan de pagos apunta a quienes aún no alcanzaron la edad jubilatoria, que se encuentran a diez años o menos de llegar. Busca que estas personas puedan llegar a la jubilación cuando cumpla la edad requerida para lo que les permite empezar a regularizar la deuda de seguridad social, con un corte en 2012. Este segmento incluye a 552.000 mujeres que tienen entre 50 y 59 años y 327.000 varones de entre 55 y 64 años.

De acuerdo a los informes del propio organismo previsional a los que accedió El Destape, esto afianzará la cultura previsional y su valor intergeneracional y de reparto y permitirá previsibilidad a las personas para acceder a su jubilación. Además, incentivará el registro de quienes quieran adherir y reforzará las estrategias recaudatorias del SIPA.

Si la oposición no permite convertir en ley esta propuesta, las más afectadas serán las mujeres, que deberán esperar cinco años más (hasta los 65) para solicitar la pensión universal para adulto mayor (PUAM). Esta fue una barrera que levantó Mauricio Macri cuando ejerció la Presidencia para quienes no poseen la totalidad de los aportes y no puedan continuar en actividad hasta alcanzarlos. No cuenta con ninguno de los derechos de las jubilaciones y sólo reciben el 80% de un haber mínimo.

 

Fuente: el destape