Mar. Jul 27th, 2021

En su primera actividad de 2018, el mandatario visitó el martes el parque eólico Rawson, el más grande del país, a cargo de la empresa Genneia, del Grupo Macro. Las inversiones en energías renovables fueron desde el comienzo una de las apuestas fuertes del gobierno de Macri. También de las empresas de su familia.

Durante 2016, y sin pasar por licitaciones públicas, Sideco Americana -empresa insignia de los Macri- creó junto con un grupo de socios cuatro empresas a nombre de un contador y adquirieron seis parques eólicos en Chubut y Miramar, provincia de Buenos Aires. Las licitaciones fueron ganadas por la española Isolux, que luego las vendió a estas compañías en dos tandas.

La primera parte del paquete, las empresas del holding presidencial pagaron US$ 25 millones y durante el siguiente año revendieron esos parques a una empresa del Grupo Macro (Genneia, la que visitó el Presidente el martes) y a una compañía china (Goldwind). Con sólo uno de los parques hicieron una ganancia de alrededor de US$ 15 millones, según confirmaron a PERFIL tres fuentes directamente involucradas en los contratos.