Spread the love

Pese al temor que despertó el anunciado freno a la obra pública, y ciertos chispazos por redeterminaciones de precios a nivel local, tras el receso de las fiestas de fin de año; las obras de la presa hidroeléctrica Tambolar se reanudaron en enero a buen ritmo en la provincia de San Juan.

Es más, la UTE Panedile Argentina – Sacde -Sinohidro Corporation y Petersen Thiele y Cruz planea ir abriendo nuevos frentes de obra a corto plazo, hasta alcanzar 400 nuevos puestos de trabajo para el próximo mes de mayo, por encima de los 1.100 empleos que tiene actualmente, según informaron fuentes calificadas del proyecto. En las próximas dos semanas se van a incorporar unas 70 personas en dos áreas distintas.

Los trabajos en la presa que se levanta aguas arriba del río San Juan se detuvieron una semana, entre Navidad y Año Nuevo; para permitir a los jefes de obra viajar a visitar a sus familias a sus provincias de origen. Luego de eso, hubo un frente de tormenta por las redeterminaciones de obra que hasta hace pocos días tenia preocupados al gremio de UOCRA y al orreguismo, porque presagiaba un freno de trabajos.

La mesa de negociaciones reunió a funcionarios de Orrego del EPSE y de Infraestructura, y a los empresarios Hugo Dragonetti, padre e hijo en San Juan. Por suerte, las nubes se disiparon, hubo acuerdo por los precios de obra –no trascendieron detalles- y el 2 de enero pasado se siguió trabajando. Fuentes del sector señalan que “por lo menos por dos o tres meses, todo estará tranquilo”.

Deuda de Cammesa

El tema de fondo es de plata. Cammesa, la empresa a cargo de los despachos de energía eléctrica tiene una deuda millonaria con el EPSE que es el brazo ejecutor de la obra hidroeléctrica El Tambolar. Son 200 millones de dólares oficiales, según confiaron altas fuentes.

La deuda de varios años, surge del contrato de financiación de la represa firmado en el 2017. La provincia acordó que la obra se repaga con la potencia –de cuatro de sus diques- y la generación de uno de ellos, Punta Negra. Este último inyecta fondos cuando genera, y en el último tiempo su aporte ha sido poco por el déficit hídrico. En cambio, por la potencia se paga siempre, pero ocurre que Cammesa pretende pagarlo al precio que tenía el dólar oficial cuando se firmó el contrato. Y el dólar oficial ahora ya va por los $800.

La gestión de Orrego deberá seguir luchando por esa actualización, para que funcione el fideicomiso del banco BICE, o Fondo de Administración de los recursos destinados a la ejecución de la megaobra, que es el que financia la represa. Un dato a tener en cuenta es que, si bien es privada, Cammesa es controlada por el Estado y esta hambrienta de fondos para cubrir su creciente déficit por el subsidio a las tarifas eléctricas.

Actualmente la contratista española, con maquinaria alemana; está terminando una obra monumental que implica la colocación de una pantalla plástica en las paredes del túnel de la represa. Se trata de la impermeabilización del lecho del río a través de una pantalla de hormigón (llamada pantalla plástica) y se estima que en junio estará terminada.

Pero un mes antes, -en mayo, según las fuentes- ya empezaría la tarea más esperada que es la del levantamiento del paredón del dique. Allí es cuando se llegará el pico de obra, y se requerirá la mayor toma de trabajadores.

El Tambolar tiene un costo de 488 millones de dólares y tendrá el mayor volumen de embalse de la provincia, con 605 hm3. Conforma parte de este Sistema Múltiple de aprovechamiento del río San Juan y permitirá incorporar 70 Megavatios (70 MW), al Sistema eléctrico Sanjuanino y nacional.

Según informa la página oficial de EPSE, será un eslabón continuador del complejo Hidroenérgetico Los Caracoles de 125 Megavatios (MW), Punta Negra, 65 Megavatios(MW), Quebrada de Ullum, 45 Megavatios(MW) y Ullum – La Olla, 44 Megavatios(MW), todos actualmente en operación.

 

fuente: tiempo san juan

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *