Spread the love

«Lo importante es que el DNU no siga su curso», explicó el secretario general de la CGT, Héctor Daer, el objetivo de la movilización que encabezarán este miércoles a las 11 frente a Tribunales como respaldo al amparo presentado contra el decretazo de Javier Milei que recorta derechos laborales. Luego de los cacerolazos que surgieron espontáneamente en distintos puntos del país, será la primera convocatoria masiva de rechazo al DNU. Daer la presentó como el inicio de un plan de lucha que podría incluir un paro general más adelante. «Hay que ir adecuando los tiempos, la estrategia y la táctica», avisó.

Entre otras cosas, esa adecuación apuntará que la marcha de este mediodía sea lo más prolija posible, para «no pisar el palito» y caer en las provocaciones del protocolo de Patricia Bullrich, según definían en la mesa chica de la central. Además de la apuesta a parar el decreto en la Justicia, la central también promueve el camino político, por lo que Daer se reunió con el bloque de senadores de Unión por la Patria para coordinar estrategias. Milei anunció que está dispuesto a convocar a un plebiscito si el Congreso rechaza el decreto.

«Le vamos a ir a decir a la Justicia que hicimos una presentación fundada con la firma de prestigiosos juristas y lo que queremos es que se haga lugar a esa petición», detalló el jefe gremial la convocatoria con la que esperan reunir unas 20 mil personas. A la movilización adhirieron las dos CTA y las organizaciones sociales pertenecientes a la UTEP y la izquierda, aunque la apuesta es realizar un acto masivo pero acotado. «Sin desbordes», definían. Desde los gremios avisaban que habrá muchos dirigentes y delegados movilizados más que militantes de base. No habrá oradores y se leerá un documento que detallará los cuestionamientos realizados en la presentación judicial.

Los gremios se encontrarán en distintos puntos de la Capital desde temprano y llegarán hasta el centro porteño según un esquema del que ya fueron notificadas las autoridades de CABA. Obviamente, desafiarán el protocolo bullrichista porque marcharán por las calles, pero sin caer en provocaciones que puedan derivar en enfrentamientos con las fuerzas de seguridad. «No hay que comprarse el show», definió Daer.

La movilización fue lanzada la semana pasada luego de un encuentro de la conducción de la central, que definió como segundo paso la reunión de mañana del Comité Central Confederal. Es su principal órgano, que además de evaluar cómo fue la convocatoria a Tribunales definirá los próximos pasos. La posibilidad de un paro general -ya reclamada desde los sectores más combativos de Unión por la Patria- no es descartada, pero cerca de la conducción la imaginan para más adelante. «El paro y un plan de lucha serán parte del análisis», detalló Daer. Explicó que lo importante era que el DNU no cumpliera sus objetivos y que todo lo demás eran herramientas para alcanzar ese propósito, que había que adecuar su utilización a lo que resultara mejor según cada momento.

Calculaban que ya se habían presentado más de diez amparos contra el decretazo de Milei, cuya constitucionalidad fue cuestionada por los principales especialistas del país. En materia laboral, el DNU termina con la ultraactividad de los convenios colectivos, modifica el período de prueba, el sistema de indemnizaciones, elimina las multas para quienes contraten personal en negro, limita el derecho a huelga y la realización de asambleas, entre otros muchos puntos cuestionados. Con la firma de los secretarios generales Daer, Carlos Acuña y Pablo Moyano, la CGT presentó su amparo ante el juzgado laboral 69, a cargo de José Ignacio Ramonet. Ahora Ramonet debe resolver si acepta el amparo. Hay también una causa colectiva abierta en el fuero contencioso administrativo.

Además del camino judicial –que inevitablemente desembocará en la Corte Suprema, quien tiene la última palabra en materia de constitucionalidad de las normas-, la CGT trabaja a nivel político para conseguir que el Congreso rechace el decreto. Daer se reunió la semana pasada con el bloque de diputados de Unión por la Patria y ayer se encontró con 16 senadores de los 33 que conforman las dos bancadas de UP.

Lo acompañaron Andrés Rodríguez, de UPCN, y Gerardo Martínez, de UOCRA, el secretario general de la CTA, Hugo Yasky, y el de ATE, Hugo «Cachorro» Godoy. Quedaron en intensificar las negociaciones para que UP consiguiera mayoría en la Comisión Bicameral de Trámite Legislativo y explorar todos los caminos para darle de baja al DNU en el Congreso. «Este decreto vulnera el Estado de Derecho y rompe el principio de la división de poderes», afirmó luego el formoseño José Mayans, jefe del bloque.

Milei sorprendió en una entrevista al asegurar que si, efectivamente, el Congreso rechaza el DNU, convocará a un plebiscito para que la gente convalide la norma. Según sus datos, el decreto tiene un 75% de aprobación, pese al rechazo que se comprobó con los cacerolazos espontáneos que se repitieron en todo el país. También descartó que la misma normativa fuera tratada mediante una «ley espejo» como proponen los senadores y diputados radicales, que dicen aprobar el contenido pero no las formas del DNU del Ejecutivo. «Ojo, porque están buscando coimas», aseguró el Presidente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *