Spread the love

A pesar de los esfuerzos del Gobierno por contener la inflación, el próximo mes estará marcado por significativos incrementos que afectarán el presupuesto de los ciudadanos argentinos. Desde el 1° de julio, diversos sectores verán ajustes en sus tarifas y precios, exacerbando la ya complicada situación económica del país.

Alquileres bajo la Ley de Alquileres

Los inquilinos que se acogieron a la Ley de Alquileres enfrentarán un aumento considerable. Según la fórmula que combina inflación y salarios, los contratos iniciados entre julio de 2020 y octubre de 2023 verán incrementos que pueden llegar al 240%. Esta medida, aunque derogada por el reciente mega DNU impulsado por la gestión de Javier Milei, seguirá aplicándose hasta el vencimiento de los contratos vigentes.

Combustibles: alza en nafta y gasoil

A partir del 1° de julio, se espera un aumento promedio del 12,5% en los precios de la nafta y del 10% en el gasoil, sujeto a la actualización de impuestos postergada por el Gobierno. Este incremento se suma a una escalada acumulada del 63,65% en lo que va del año, afectando directamente el costo de vida de los argentinos.

Prepagas: ajustes «libres»

Tras una discusión judicial, las empresas de medicina privada acordaron ajustar sus aranceles «libremente» a partir de julio, además de comprometerse a devolver lo cobrado por encima de la inflación en los primeros cuatro meses del año. Se anticipa que los aumentos para este mes oscilarán entre el 6,7% y el 8,5%.

Cable y telefonía: nuevos incrementos

Las empresas de servicios de cable y telefonía también planean aumentos para julio, que podrían situarse entre el 6% y el 9%, dependiendo del servicio y del proveedor. Estos ajustes impactarán directamente en los consumidores que ya enfrentan una alta inflación y presión económica.

Tarifas de luz y gas: por definirse

Aunque se esperaba una actualización por inflación a partir de julio para las tarifas de luz y gas, las decisiones oficiales aún no han sido anunciadas. El cálculo, que inicialmente consideraba la variación salarial y los índices de precios, fue pospuesto en mayo y junio por decisión del ministro de Economía,Luis Caputo. Hasta ahora, las tarifas de gas natural han aumentado un 1179% y las de energía eléctrica un 234% en la Ciudad de Buenos Aires y el conurbano bonaerense desde diciembre pasado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *