Spread the love

El pollo siempre fue un reemplazo de la carne vacuna cada vez que esta última subía. Pero, en un contexto de alta inflación, la carne blanca también sufrió aumentos en los dos últimos meses.

Desde el pasado viernes, el precio del pollo se incrementó nuevamente tras la suba del 30% que se había dado a principios de septiembre.

Esta suba se dio de forma escalonada por la trepada del dólar, donde el kilo casi a llegó a los $1000. De esta manera, había llegado al doble de lo que costaba en marzo pasado, pero desde el 6 el kilo pasó a costar $1150.

En cuanto a otros cortes de carnes, los valores se mantienen: Las costillas de cerdo y las costeletas se encuentran a $2100.

Por otra parte, la carne vacuna, tuvo una baja significativa de precio en casi todos los cortes: la blanda especial pasó de $3.500 a $4.300. La punta de espalda pasó de $4.300 a $3.500, el asado de carnicero que estaba en $3.200 se fue a $2.890, la carne molida intermedia pasó de $2.700 a $2.550, y el matambre pasó de costar $2.650 a $2.900.

 

fuente: Tls

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *