Spread the love

Hubo una momentánea convergencia entre los tres sectores del peronismo sanjuanino en la previa al Congreso Provincial. Los dos accionistas mayoritarios del Partido Justicialista local, el tres veces gobernador José Luis Gioja y el senador nacional Sergio Uñac, reconocieron una premisa: «Con Chimbas no alcanza, pero sin Chimbas no se puede». No obstante, la situación entre los dirigentes sigue distante. «Si no hay unidad, tenemos la estructura para competir en toda la provincia», advirtieron desde el entorno Fabián Gramajo.

El exintendente del departamento sacó a relucir el armado territorial del San Juan Te Quiero, el espacio que lanzó en 2023. En su momento, este diario adelantó la creación de la nueva organización política como una línea interna del Partido Justicialista. «Somos una vertiente, ni uñaquista ni giojista, justicialista», dijo el excandidato a vicegobernador en ese entonces.

La derrota del peronismo luego de 20 años de hegemonía en San Juan repercutió al interior del Partido Justicialista. El enfrentamiento entre dos líderes gravitantes del sistema político local -Uñac y Gioja- sumó a otro actor de peso: Gramajo. Ante el nuevo escenario, el chimbero -uno de los intendentes calificados como taquilleros por el número de sufragios que recibió en las dos ocasiones que se puso a consideración de los vecinos- talló fuerte en la discusión por la fecha de elecciones partidarias.

El sábado 4 de mayo, día del Congreso del Partido Justicialista en San Juan, Gramajo estuvo sentado en un café de las inmediaciones a la casona de calle 25 de mayo pasando avenida Alem. Desde ahí, siguió el minuto a minuto del debate. Estaba escoltado por la intendenta de Chimbas, Daniela Rodríguez, por varios concejales y exfuncionarios de su gestión. En el interior del cuerpo legislativo de la estructura peronista tenía un alfil: el exdiputado Roque Elizondo, que habló de unidad y de contener a los compañeros caídos tras los sucesivos fracasos electorales.

El exjefe comunal estaba tranquilo. La noche anterior habló con Gioja y Uñac. Las negociaciones por la fecha de los comicios y la extensión de los mandatos duró hasta las últimas horas del viernes. Hubo fumata blanca: prorroga por -máximo- 150 días y elecciones el 11 de agosto, a excepción que el partido nacional lance su cronograma electoral, en cuyo caso habrá sintonía o «empalme» con ese calendario. Fue la primera vez, después de mucho tiempo, que los tres líderes peronistas tuvieron un punto en común.

Sin embargo, desde el San Juan Te Quiero insistieron en que las tratativas por la unidad están estancadas y que puede haber un acuerdo que aleje a los peronistas de la renovación. Principalmente en materia generacional. «Queremos apertura con miras a renovar el partido con todos los espacios adentro», dijeron. Por eso, Gramajo asistió a la inauguración de la fundación Hacemos por San Juan, del exintendente de la Capital, Emilio Baistrocchi.

No se trata de una coincidencia ideológica plena. Gramajo aún reivindica los gobiernos de corte «nacional y popular», en contraposición al capitalino, que busca hacerse un lugar en el concierto de voces peronistas con el sello del exgobernador Juan Schiaretti y un discurso antikirchnerista. El chimbero comentó a la gente de su entorno una frase de la senadora nacional por Córdoba, Alejandra Vigo, que estuvo en el acto. «Pensamos que los jóvenes buscan líderes. Pero no. Los jóvenes quieren ser los nuevos líderes», dijo la sanjuanina que representa a las Sierras en el Congreso de la Nación.

Es una frase que interpeló al armador del San Juan Te Quiero, que ve con ojos desencantados una posible conducción del PJ San Juan a manos del diputado provincial uñaquista Juan Carlos Quiroga Moyano y la diputada provincial giojista Graciela Seva. Gramajo manifestó la intención de pelear por la presidencia en varias ocasiones. Ahora, en off, contó a sus colaboradores que está pensando seriamente en entrar en la pulseada, aún a sabiendas de las dificultades. «Nosotros tenemos la autoridad para proponer algo diferente», expresó.

El chimbero saca números. Tiene en su despacho los datos de las elecciones partidarias de marzo del 2020, cuando apoyó a Sergio Uñac en detrimento de José Luis Gioja. Hubo paliza: el actual mandamás justicialista ganó con el 70% de los votos. Gramajo pone la lupa en el rol de Chimbas, donde hay 5.800 afiliados peronistas. Es uno de los departamentos que está en el topfive de afiliados en el mapa del Partido Justicialista provincial.

De acuerdo a los datos que maneja el San Juan Te Quiero, en el 2020, Chimbas -que aportó a Uñac y convirtió a Daniela Rodríguez en vicepresidenta primera del PJ- aportó 1.996 votos, de los cuales 1.639 fueron a parar a la cosecha del ahora senador nacional y sólo 357 a Juan Carlos Gioja, que se presentó como candidato a presidente en nombre de su hermano. Una diferencia enorme. «Con Gramajo, Uñac ganó con el 82% de los votos en Chimbas y pudo desnivelar a nivel provincial», dijeron fuentes calificadas.

Según los números, el resto de los departamentos no lograron ser significativos para el triunfo. Desde el entorno del chimbero dieron dos ejemplos: Rawson y Caucete, dos distritos que tienen intendentes -Carlos Munisaga y Romina Rosas- que pueden aspirar a formar parte de un acuerdo con Gioja y Uñac. En el primer departamento, hubo una exigua diferencia: 1.172 votos para la fórmula Todos Unidos y 1.106 votos para la fórmula de Lealtad Justicialista. En el segundo, si bien hubo mayor distancia entre los candidatos, el peso fue menor: 980 votos para Uñac y 280 para Gioja. No movieron el amperímetro.

De hecho, en el San Juan Te Quiero se animaron a afirmar que una nueva contienda electoral con Gramajo como candidato generará un escenario de tercios. Las fuentes indicaron que a Gramajo le alcanza con repetir el resultado 2020 en Chimbas y con «raspar» los votos que pueda en el resto de los departamentos. Tiene que garantizar militancia para armar 31 escuelas con 123 mesas.

¿Es complicado? La respuesta está en el operativo que despliega el peronismo chimbero en cada elección general: 1.000 fiscales, más dirigentes en los 320 puntos de movilización, más 320 personas para acompañar a los votantes que recorren 200 barrios y lotes hogares. «Para la interna solamente necesitamos 200 personas. Tenemos todo listo para el proceso electoral», manifestaron. Dijeron: «El armado político está. Si no hay unidad, podemos jugar». Entre el aparato de Chimbas y el descontento -«la bronca»- de los afiliados, en el San Juan Te Quiero hicieron una pregunta retórica: «Cómo no vamos a ser competitivos».

Naturalmente, la interpretación de los operadores de Uñac y Gioja es distinta. Para ambos, Gramajo es importante porque asegura una victoria holgada en Chimbas. Pero su presencia no reviste el mismo nivel de importancia que en la interna pasada. Incluso puede generar conflictos de intereses con otros jefes comunales -como Munisaga y Rosas- que amagan con entrar en la pelea. Desde los dos bandos quieren otorgarle lugares dentro del Consejo Provincial Justicialista, pero no incorporarlo a la mesa chica de las decisiones.

«Ellos no tienen nada para ofrecer. No pueden ofrecer lo que no tienen. Uñac perdió el poder. Gioja no es el presidente del partido. Gramajo está en condiciones de juntar votos», dijeron las fuentes. También están confiados en que no habrá un aumento de la participación electoral que los perjudique o que beneficie a Gioja y Uñac: «Cuando tenían toda la maquinaria del Estado, fue muy baja: de los 44.000 afiliados, fueron a votar 17.900».

 

fuente: tiempo san juan

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *