Jue. May 6th, 2021

Un impuesto que apunta a los que más tienen, es el que quiere convertir en ley el bloque oficialista. El diputado Carlos Heller está elaborando el proyecto, cuyo principal autor es Máximo Kirchner. Lo recaudado por este impuesto será dedicado a hacerle frente a la lucha contra el coronavirus y sus consecuencias. El proyecto apunta a aquellos que tienen más de tres millones de dólares de patrimonio (189 millones de pesos si se toma el dólar oficial), lo que representa aproximadamente 12.000 personas en el país. En San Juan ¿cuántas podrían ser aportantes? Si bien los datos oficiales los conoce únicamente la AFIP, hay estimaciones privadas que indican que alcanzaría a 170 personas. 

A diferencia de lo que sucede en las regiones más ricas del país, en San Juan los sectores a los que alcanzaría el tributo son el inmobiliario-comercial y el industrial. Son pocos los del rubro productivo que podrían entrar en esta selecta lista de 170 personas. El panorama no se parece al de Córdoba, Santa Fe y Buenos Aires, donde un enorme porcentaje de los patrimonios de los ricos están constituidos por lo que producen sus campos cerealeros (con la soja a la cabeza).

¿Cómo se llega al cálculo de 170 personas? El 0,08 de la población económicamente activa estaría alcanzada por el tributo a la riqueza, bautizado por algunos como impuesto Forbes.  En San Juan la cuenta arroja como resultado 170.

La concentración de riqueza en el país está encabezada por CABA, Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe. En Cuyo, San Juan sería la segunda provincia con más millonarios de la región, detrás de Mendoza, donde sí hay muchos en la lista que tienen negocios vitivinícolas. 

«Uno de los argumentos de quienes están en contra de este impuesto es que atenta contra las inversiones. Lo cierto es que en este contexto de incertidumbre por la pandemia no va a haber inversiones. Si quienes integran la lista aseguran que habrá, que digan cuáles son y detallen sus planes de acción», opinó el economista Fabián Saffe.

El impuesto a la riqueza tendrá una tasa de entre el 2 y el 3 por ciento y se cobrará por única vez con el fin de aumentar la recaudación fiscal, que tuvo una fuerte reducción por la caída de la economía. En varios países europeos se está pensando en imponer un tributo de este tipo para financiar a las pequeñas y medianas empresas que van a sufrir un terrible impacto por la pandemia.

En Argentina se estima recaudar entre 3.000 y 4.000 millones de dólares. La caída en la recaudación fue del 28,3% en marzo y se calcula que será mucho mayor en abril.