Spread the love

A través de una carta dirigida a la Secretaría de Energía, el ministro de Economía, Luis Caputo, ordenó frenar los aumentos de luz y gas que estaban previstos para el mes de mayo. Si bien la medida tomada por el Gobierno se conocía desde fines de abril, este lunes se hizo oficial.

«Con el objeto de consolidar el proceso de desinflación llevado a cabo por el Gobierno, verificado a la fecha, resulta razonable y prudente postergar en el mes de mayo la aplicación efectiva de las actualizaciones dispuestas en las resoluciones de los entes reguladores y los aumentos del PEST correspondiente a energía eléctrica y del PIST en el gas», dice la misiva a la que tuvo acceso el medio EconoJournal.

Si no se suspendían estas subas, los usuarios de un hogar N1 (altos ingresos) hubieran percibido un incremento del 77% en el precio mayorista de la energía. En tanto, en la boleta de gas implicaba, por ejemplo, que un usuario residencial del segmento 1 (altos ingresos) pasara de pagar en abril US$2,79 por millón de BTU a U$S4,49.

De acuerdo de la explicación de fuentes oficiales a medios nacionales, se trata de una «suspensión del ajuste mensual que se iba a reflejar en los nuevos cuadros tarifarios que debían publicar el ENRE y ENARGAS. Se busca así alivianar la carga sobre la clase media y priorizar el proceso de deflación».

Con esta decisión, el Gobierno apela a mostrar que el índice de precios mantiene un proceso de desaceleración y que se acerca a cumplir su meta de un dígito. Así lo explicó el titular del Palacio de Hacienda a través de su cuenta de X: «Estamos cómodos en lo fiscal, priorizamos bajar la inflación y no cargar con más gastos a la clase media, de momento».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *