Spread the love

Los salarios de más de $ 1.350.000 en bruto pagarían el impuesto, se actualizaría por escalas trimestralmente por IPC, y se delegarían al Poder Ejecutivo las facultades para modificar los montos de las escalas. Alrededor de 800.000 personas volverán a pagar.

Luego de reformular algunos puntos de la ley ómnibus, el Gobierno decidió presentar otro proyecto para restituir el Impuesto a las Ganancias sobre los salarios de los trabajadores. La iniciativa llevará el nombre de «Impuesto a los Ingresos Personales» y contemplará un mínimo no imponible de $1.350.000 brutos.

El Poder Ejecutivo enviará este martes 23 al Congreso un proyecto de ley de impuesto a los ingresos personales con el que buscará reemplazar al denominado Impuesto a las Ganancias a la IV Categoría, informaron este lunes. El proyecto contempla que el Gobierno conservará las facultades para modificar las escalas.

Fuentes oficiales aclararon que el monto de $1.350.000 brutos se ajustará trimestralmente a través del Índice de Precios al Consumidor (IPC) publicado por el INDEC. De esta manera, alrededor de 800.000 personas volverán a pagar el impuesto. 

Según trascendió, el Ejecutivo está terminando de afinar los detalles, pero el documento será ingresado en la Cámara de Diputados en las próximas horas. El proyecto se presentará en medio de la negociación con las provincias por el tratamiento de la ley ómnibus y a un día del paro general convocado por la CGT.

 

Las idas y vueltas del impuesto a las Ganancias

En septiembre del año pasado, un mes antes de las elecciones generales, el ministro de Economía y candidato a la presidencia por Unión por la Patria, Sergio Massa, impulsó un proyecto para modificar la ley del Impuesto a las Ganancias que consistió, entre otras cuestiones, en eliminar la cuarta categoría y por lo tanto, eximió del pago a unos 700.000 empleados en relación de dependencia.

Este proyecto fue aprobado por 135 a 103 votos en Diputados y contó, entre otros, con el apoyo de los diputados de La Libertad Avanza: el propio Javier Milei y su compañera de fórmula presidencial, Victoria Villarruel. Luego, en el Senado, fue aprobado por la mayoría del por entonces oficialismo en el Senado.

Pero una vez que asumió la presidencia Milei, varias provincias pidieron coparticipar el conocido como impuesto al cheque porque habían perdido ingresos por la modificación que en ese momento habían apoyado.

El 19 de diciembre pasado, ocho gobernadores peronistas destacaron la necesidad de buscar «herramientas de compensación» para las arcas provinciales frente a la fuerte devaluación del peso y la «pérdida de recursos coparticipables», aunque consideraron que «la reversión del Impuesto a las Ganancias no sería el camino adecuado», sino la coparticipación «de un 70%» del impuesto al cheque.

Así lo manifestaron en un documento difundido por redes sociales y firmado por los mandatarios Axel Kicillof (Buenos Aires), Sergio Ziliotto (La Pampa), Raúl Jalil (Catamarca), Osvaldo Jaldo (Tucumán), Gildo Insfrán (Formosa), Ricardo Quintela (La Rioja), Gustavo Melella (Tierra del Fuego) y Gerardo Zamora (Santiago del Estero).

El pronunciamiento se realizó luego de una reunión de gobernadores con el presidente Milei, el ministro del Interior, Guillermo Francos, y otras autoridades nacionales. La respuesta no se hizo esperar y el jefe del Estado afirmó que «de ninguna manera» se va a «coparticipar el impuesto al cheque». «Ir para atrás con Ganancias es la solución que permite que las provincias puedan reencauzar sus cuentas», dijo Milei luego en una entrevista que brindó a Radio Rivadavia.

ML / ds

PERFIL

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *