Spread the love

Este martes, a las 20.30 horas el gobernador Sergio Uñac participó de una jornada de oración por la paz en el mundo en la iglesia Catedral de San Juan.

El encuentro fue organizado por la Comisión de Justicia y Paz y el Arzobispado de San Juan, con la adhesión de la Mesa de Diálogo Interreligiosa, de la Sociedad Israelita de Beneficencia y de la Dirección de Cultos del Gobierno de la Provincia.

Con la participación de todos los cultos, el encuentro tuvo como objetivo elevar una plegaria por el paz en el mundo y para poner fin al horror que se vive en Israel y Palestina y prevalezca el diálogo.

Al llegar, el gobernador Sergio Uñac agradeció a los organizadores por la convocatoria para la oracion por la paz y destacó la necesidad de «bregar por la paz. No se entiende qué nos está pasando porque a la guerra de Rusia – Ucrania se suma ahora este conflicto entre Hamas para con el pueblo de Israel y me parece que tal como lo ha dicho el Papa, convocar a la paz es el camino. Esperemos que esto se pueda encontrar en el corto plazo».

Agregó que «el Gobierno argentino está a disposición con el programa Regreso Seguro y nosotros queremos que aquellos que quieren vivir en Israel sigan viviendo allí; cada uno tiene derecho a elegir dónde estar ahora».

Por su parte, el monseñor Guatavo Larrazabal dijo que «nos hemos unido sin distinción para rezar por la paz. Creo que tenemos que ser artesanos de la paz. La paz que se construye con hechos concretos pero también en el caso nuestro de personas creyentes con la oración».

Enfatizó que «la oración da mucha fuerza para poder rezar en estos momentos tan trágicos que vive la humanidad. Realmente parece mentira que ya entrado el siglo XXI tengamos que resolver las cosas de esta manera. Donde todos sabemos que nadie gana y que todos perdemos».

Luego, Paula Romero, de la Sociedad Israelita de Beneficencia San Juan, dijo: «¿Cómo pedir por la paz después de los crímenes cometidos por un grupo terrorista? ¿Cómo hacemos las personas de fe para no perder la fe? ¿Cómo hacemos para poder pedir por la paz? Son las grandes preguntas que nos hacemos. Y la única manera es construyendo por la paz. Queda en todos nosotros construir y no se construye allá, se construye acá». Mencionó que «cada uno de nosotros construye en su propia familia y son los valores humanos los que construyen. En la vida propia y en la ajena. Queda en nosotros construir un mundo donde digamos no al terrorismo, no podemos justificar ni siquiera una sola muerte. Queda en nosotros enseñarles a nuestros hijos y también a los hijos de los terroristas que la vida humana es sagrada. Enseñarles que Dios nos dio la vida y solo Dios es el que nos puede quitar la vida».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *