Spread the love

En medio de la controversia generada por el reciente Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) emitido por el Poder Ejecutivo argentino, el Colegio de Farmacia ha expresado su profunda preocupación ante las medidas propuestas. Esto surge después de que Javier Milei, en una intervención pública, detallara los principales 30 puntos del DNU, desencadenando una serie de reacciones en diversos sectores.

En un comunicado oficial, el Colegio de Farmacia hizo hincapié en que la profesión farmacéutica se ve amenazada por un modelo que, según argumentan, ha demostrado ser fallido en el pasado. Se denuncia la intención de desprofesionalizar las farmacias, quitándoles su esencia como centros de salud y destacando que «La farmacia NO ES UN COMERCIO.»

El comunicado señala que el DNU, identificado como el número 70/23, representa una grave agresión a la profesión farmacéutica y pone en riesgo la salud de la población y el acceso a medicamentos para todos los ciudadanos. La Confederación Farmacéutica Argentina, en representación de decenas de miles de profesionales y farmacias en todo el país, advierte sobre la posible intervención total de la Ley 17565, reguladora de las tareas farmacéuticas y la dispensa de medicamentos en Argentina.

Uno de los puntos más controversiales del DNU es la habilitación de la venta de medicamentos de venta libre en la vía pública, kioscos y cualquier otro comercio. La crítica principal radica en la interpretación de que un medicamento de venta libre no es considerado un medicamento, lo que podría abrir la puerta a la circulación de medicamentos falsos y adulterados, poniendo en riesgo la salud de la población, tal como ocurrió en la década del ’90.

Otro aspecto preocupante es la posibilidad de que personas sin título habilitante estén a cargo de las farmacias, lo que, según el comunicado, eliminaría la garantía de un profesional que asegure la calidad, origen y seguridad de los medicamentos dispensados. Asimismo, se permite la propiedad de farmacias por sociedades anónimas con fines exclusivamente comerciales, eliminando regulaciones que aseguran la supervivencia de farmacias en zonas alejadas de los centros urbanos.

La Confederación Farmacéutica Argentina argumenta que el DNU amenaza con desmantelar el canal virtuoso de laboratorio-droguería-farmacia que ha sido fundamental para el sistema farmacéutico del país, considerándolo un retroceso que pone en peligro la red de atención sanitaria construida a lo largo de un siglo.

Finalmente, se destaca que el DNU podría convertir a la farmacia argentina, reconocida internacionalmente por su eficacia sanitaria, en un mero comercio, al servicio de intereses económicos particulares, transformando el acceso a los medicamentos de un bien social a un objeto de consumo selectivo para algunos sectores de la población.

La polémica generada por estas medidas sugiere un debate inminente sobre el futuro de la profesión farmacéutica en Argentina y el impacto directo en la salud y el acceso a los medicamentos para todos los ciudadanos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *