Spread the love

Los sindicatos docentes se sentarán hoy a discutir por primera vez en paritarias con el nuevo gobierno que encabeza Marcelo Orrego. Los tres gremios adelantaron que irán dispuestos a escuchar, pero durante la semana dejaron claras sus posturas. El mandatario sanjuanino adelantó que será «imposible» sumar una cláusula que se actualice junto con la inflación y habló de alcanzar «el máximo esfuerzo». Tanto UDAP como UDA y AMET coincidieron en dos objetivos: recomponer el salario de los trabajadores tras los efectos de la inflación y dejar abierta la posibilidad de más subas, en revisiones periódicas. Además, los representantes de los maestros no descartaron sumarse a un paro nacional en caso de que así lo decidan las centrales gremiales.

La negociación empezará hoy a las 11 entre los gremios UDAP, UDA y AMET, el Ministerio de Educación y el Ministerio de Economía. Uno de los primeros puntos que discutirán será la recomposición salarial. Los trabajadores estatales sanjuaninos tuvieron aumentos mensuales entre octubre y diciembre de 2023, debido a que la aceleración de la inflación hizo que se activara la cláusula de actualización salarial. Esa herramienta, que se puso en marcha en el Gobierno anterior, hizo que los salarios quedaran al menos cinco puntos por encima de las subas de precios medida por el Indec.

La gestión orreguista enfrentará su primera paritaria con el arrastre de la inflación del 25,5 por ciento de diciembre y del 20,6 de enero, por lo que se verá cuál será su oferta en el esquema de una nueva negociación.

Los tres sindicatos coincidieron en que pedirán una actualización acorde a los parámetros inflacionarios. Desde UDAP decidieron esperar al inicio de las conversaciones para dejar planteado un porcentaje, además de que esperarán para llevar la propuesta del Gobierno a las bases. El titular de AMET, Daniel Quiroga, dijo que solicitarán, además, «recuperar lo que se perdió por la inflación de enero y las estimaciones de lo que será febrero», sumado a que dijo que las subas en el transporte han hecho que hoy para muchos docentes sea imposible ir a trabajar. Karina Navarro, de UDA, explicó que, durante las reuniones con los afiliados, calcularon que, si respetasen el acuerdo anterior, lo perdido entre diciembre y la actualidad es «un 82% de los salarios y eso es lo que vamos a solicitar». Para la titular del sindicato, «el salario docente hoy quedó por debajo de la línea de la indigencia».

La primera reunión será hoy a las 11 y, luego, los gremios discutirán la propuesta con las bases.

Pero, para los sindicalistas, recuperar el poder adquisitivo es un primer paso. Es que, ante la posibilidad de que la economía siga con subas de precios, quieren dejar la puerta abierta a mejoras continuas del salario. Para Navarro, «no hay que perder las conquistas logradas», por lo que, en un principio, pedirán que continúe la cláusula del acuerdo anterior. A su vez, Quiroga dijo que puede ser una alternativa las revisiones bimestrales para poder mantener los valores del salario para mantener la discusión abierta. Por su parte, el titular de AMET coincidió en que la posibilidad de nuevas mejoras debe permanecer abierta y que «no debe ser por pedido nuestro, sino algo automático».

Un punto en el que coincidieron los titulares de los sindicatos fue la preocupación por la falta de convocatoria a una paritaria nacional, que define el salario mínimo de los docentes. Al cierre de esta edición, se conoció que el gobierno de Javier Milei iba a convocar a discutir el salario mínimo docente.

En rueda de prensa, Marcelo Orrego señaló ayer que en la paritaria con los docentes «se va a hacer el máximo de los esfuerzos», el cual «tiene que ser compartido. Uno no puede decir una cosa y después que no tenga los recursos para cumplir». Sobre la situación económica, dijo que «siempre se va a hacer el esfuerzo máximo para poder llegar a estar lo mejor posible en relación de lo que va a ser la Argentina».

En cuanto a la quita de subsidios para el transporte, indicó, primero, que «la tarifa estaba retrasada y tuvimos que sincerarla y, por ahí, hay que sincerarla aún más, porque el Gobierno va a seguir haciendo el máximo de todos los esfuerzos, pero tenemos que entender que somos parte de un todo, no somos una isla».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *