Jue. Jun 24th, 2021

En las redes sociales de la Fundación Difunta Correa de San Juan, sus miembros anunciaron con mucho orgullo que el proyecto “Un museo de la Fe, rumbo a un ecomuseo”, fue seleccionado (de un total de 118 museos argentinos que participaron) para recibir un reconocimiento financiero por parte la ONG Fundación William, cuyo fin es entregar subsidios para aquellos museos que presenten proyectos que sean innovadores, transformadores y de producción creativa-original con gran impacto social y cultural en sus propias comunidades.

Desde la Fundación Difunta Correa y la Unión Vecinal del paraje Vallecito, siempre de la mano de Cristian Rubia, un periodista, cineasta y eufórico emprendedor del ambiente cultural sanjuanino, decidieron presentarse a la convocatoria “Ensayar Museos 2020”  , logrando así ser seleccionados como uno de los 14 afortunados a nivel nacional para recibir un subsidio, pero… ¿en qué consiste este ambicioso proyecto?:

En comunicación telefónica con Cristian Rubia, destacó para Tiempo de San Juan que dicho proyecto consiste en lograr que el museo de donaciones de la Difunta Correa se expanda por todo el predio de Vallecito y entonces así (en conjunto con la comunidad y los vecinos) poder reconocer y valorar el patrimonio tangible e intangible que hay en la zona, como un atractivo turístico y patrimonial completo: desde la escuela, el paisaje, la flora, la fauna, el santuario, el museo interno, el barrio y demás.

Este año en particular, por la pandemia, desde la Fundación William realizaron un llamado especial a los museos a transformarse, con la mirada puesta en la apertura post pandemia, inmersos en la “nueva normalidad”. Esto despertó el sueño de los vecinos de Vallecito de transformar su «museo de la Fe», en un atractivo único en el país.

¿Por qué un eco museo?:

El concepto de Eco Museo es relativamente nuevo, ya que se deja de pensar en los museos como una institución estanca, cerrada, en donde el visitante mira lo que hay y se va, sino que se abre y se incorpora todo lo que hay en el entorno o contexto, sobre todo, la comunidad misma donde se ubica,” pasa a ser lo natural, lo arquitectónico, lo patrimonial, todo parte del mismo museo. Por ende, termina siendo el museo un faro que nuclea todas estas historias y las hace visibles”, asegura Cristian, el impulsor de este proyecto.

El subsidio, un puntapié inicial con mirada a largo plazo:

Si bien no trascendieron los números, esta inversión será destinada en primer lugar a realizar jornadas de reflexión y capitación con los vecinos de Vallecito, ya que ellos serán los protagonistas en el recorrido de este paraje y su puesta en valor. Por eso la mayor motivación es que los vecinos puedan reconocer cada detalle, hacer el recorrido y posteriormente invitar a los demás sanjuaninos y turistas a realizar esta actividad de culto al aire libre y de manera totalmente gratuita.

En un futuro, luego de las capacitaciones, se incorporarán señalizaciones y arreglos acorde al completo recorrido guiado por sus propios protagonistas.

Cabe destacar que este proyecto es parte de uno más grande que convoca la Fundación Difunta Correa que tienen que ver con brindarle nuevas oportunidades a la comunidad, con capacitaciones, reflexión y nuevas alternativas, además de ofrecer una nueva opción para aquellos que visitan la Difunta Correa, uno de los principales y más importantes atractivos de nuestra provincia.

Un dato más:

En dicha convocatoria de la Fundación William, el Museo de la Memoria Urbana también presentó un proyecto llamado «Urbanapp» que salió seleccionado, incluso antes de su puesta en función oficial, sumándose así dos museos sanjuaninos como los elegidos para recibir tan importante distinción y apoyo por parte de la ONG que alienta el deseo de experimentar e innovar con la historia en nuestro pais.