Spread the love

La fe en San Expedito, el santo de las causas justas y urgentes, genera obras y gestos silenciosos pero que mejoran la vida de habitantes de Bermejo, la localidad que es uno de los polos religiosos más importantes de San Juan. Este lunes feriado, se conoció cómo una pareja mendocina, al cumplir una promesa, llevaron una solución a un nene de la comunidad.

«¡Qué lindo es ser testigos de la generosidad de los peregrinos, que llega a la necesidad de los bermejeros! En esta oportunidad, la donación surgida a partir de la promesa de una pareja mendocina, Raúl Agüero y Romina, fue recibida por uno de los chicos de la escuela que se está preparando para recibir la comunión, Carlitos. Desde Cáritas San Expedito se consultó a la escuela para que ellos detectaran mejor a quién le hacía más falta», expresaron en las redes sociales del santuario e hicieron referencia a la donación de una bicicleta.

Describieron que «Carlitos y su familia viven cerca del puente, a la entrada sur de Bermejo, a unos 2 km de la escuela. A la familia Aguirre se le hacía complicado la ida a la escuela de los cuatro chicos que tienen. Por eso, la directora propuso que el beneficiario de la bici fuera Carlitos y Cáritas efectivizó la donación. ¡Gracias por tanta solidaridad!»

Raúl y Romina llegaron a agradecer a San Expedito que pudieron comprar un vehículo que les hacía mucha falta. Le habían prometido entregar la bicicleta de Romina. Ellos decidieron que Cáritas pudiera decidir quién podía recibirla. En tanto, Roberto y Laura, papás de Carlitos, también hablaron y agradecieron la donación que ayudará mucho al pequeño a llegar a la escuela. A su vez también destacaron a la escuela y al sacerdote Germán Pickelny. «Soy Carlitos y le estoy muy agradecido por su donación», dijo el nene junto a su flamante bicicleta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *