Spread the love

Alfredo Cornejo lideró una reunión en la que convocó a los 8 intendentes radicales electos y a los salientes, más sus principales alfiles legislativos, para ratificar con ellos la postura del radicalismo mendocino: se mantendrán neutrales, y no apoyarán a ninguno de los candidatos presidenciables en el balotaje.

Los referentes locales estuvieron dialogando hasta bien entrada la noche del martes. A las 23, el intercambio continuaba. La postura que el gobernador electo tratará de sostener a rajatabla en rodeos propios y ajenos es que esa liga de gobernadores debe mantenerse como un bloque homogéneo neutral y consolidarse como «oposición responsable».

Para eso, es clave que nadie saque los pies del plato, y fundamentalmente que no haya manifestaciones en favor de ninguno de los dos presidenciables.

«En este momento la discusión nuestra no puede ser si Massa o Milei, tenemos que consolidarnos como un bloque opositor, que sea quien demande que ellos expliquen antes del balotaje qué modelo de país quieren», se sinceró Ulpiano Suarez, jefe comunal de Ciudad, minutos después de la reunión.

«Quienes siguen en carrera, tienen la responsabilidad de explicitar sus propuestas, mostrar sus equipos y generar la confianza necesaria en el conjunto de la sociedad. Los argentinos no merecemos nuevas desilusiones. Menos aun que se ponga en juego la convivencia civica y hasta el propio sistema democratico», amplió.

De esa cumbre también participaron Andrés «Peti» Lombardi -presidente de la Cámara de Diputados de Mendoza- y Martín Kerchner -presidente del bloque Cambia Mendoza en el Senado-, espadas del Gobierno en la Legislatura.

La postura en la liga de gobernadores radicales

En tanto, en el entorno de Cornejo ya blanquearon que las opciones con las que llegarán a esa reunión de gobernadores de este miércoles son claras: no inclinarse por ninguno de los dos, o en su defecto que la liga de mandatarios dé libertad de acción para que cada dirigente tome sus propias decisiones; pero nunca osen endilgarse que su opción es la del partido, y mucho menos la de la coalición.

Esa postura también defendió Cornejo previamente ante sus correligionarios del radicalismo local, con quienes se vio las caras antes de la cumbre de gobernadores en la Casa de Corrientes en Buenos Aires.

Es que este martes ya se rumoreaba que hay mandatarios de la UCR que habrían mantenido varias charlas con enviados de Massa, y que comenzó el proceso de seducción massista para lograr el aval de la UCR, prometiendo que de llegar a la Casa Rosada los sumará a su «gobierno de unidad».

«Por otro lado, no tiene sentido hacer declaraciones públicas, porque ningún dirigente es dueño de los votos. Está probado que en cada elección el votante se comportó de manera distinta y discriminó claramente a quién prefería dirigiendo la comuna, a quien la provincia y a quién prefiere de presidente», aportó otro de los intendentes citados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *