Spread the love

Este jueves, el jefe de Infectología del Hospital Guillermo Rawson, Emilio Galdeano, confirmó que hubo tres víctimas fatales por Streptococcus y unos 18 contagios reportados en el nosocomio. Las víctimas fueron dos adultos y un niño que estuvo internado en Neonatología del hospital, que hacía pocos días que había nacido.

«La edad ataca tanto adultos como a niños. Antes era mucho más frecuentes en niños. No presenta complicaciones congénitas ni se asocia a ningún germen en especial. Simplemente se presenta y ya», dijo.

El contagio se realiza de persona a persona, puede ser con una herida contaminada o por secreciones respiratorias», indicó.

Recomendaciones para la población

Los síntomas de la faringitis son dolor de garganta, fiebre, cefaleas, dolor abdominal, náuseas y vómitos, enrojecimiento de faringe y amígdalas, mal aliento, ganglios aumentados de tamaño en el cuello

En lo referido a la escarlatina, los síntomas más frecuentes son garganta roja y adolorida; fiebre (38.3 °C o más); erupción color rojo con textura de papel de lija; piel de color rojo intenso en los pliegues de axila, codo e ingle; recubrimiento blancuzco sobre la lengua o el fondo de la garganta; lengua «aframbuesada”; dolor de cabeza; náuseas o vómitos; inflamación de los ganglios; dolores en el cuerpo.

Ante la presencia de algunos de estos síntomas es importante evitar la automedicación con antibióticos y realizar una consulta médica para tener diagnóstico oportuno. En el caso de recibir indicación médica de tratamiento antibiótico, es fundamental completar el esquema (cumplir con las dosis y horarios indicados, no acortar ni abandonar los tratamientos anticipadamente), ya que la utilización inadecuada de los antibióticos promueve la resistencia bacteriana, hecho que atenta contra su efectividad en el futuro.

Las personas enfermas deben evitar concurrir a lugares públicos (trabajo, escuela) y restringir los contactos hogareños. Además, es de importancia lavarse las manos frecuentemente, no compartir objetos de uso personal (cubiertos, vasos, toallas, entre otros) y ventilar adecuadamente y de forma regular los ambientes.

 

fuente: sanjuan8

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *