Spread the love

Y un día volvió a llenar el aire Caucetero, volvió a sonar la sirena de la antigua Bodega Esmeralda. El tradicional indicador del comienzo de jornada, se escucho nuevamente el sonido a las 7.45, luego a las 8hs, para luego volver a sonar a las 12hs del mediodía, indicando un alto para el descanso.

Después de varios años se volvió a escuchar la sirena, un clásico de la ciudad de Caucete, la misma fue creada en la década de los 60 por un conocido maestro tornero de la época llamado Celestino Garro, conocido por tener un taller en lo que se conoce como Villa Juanita.

Esta semana los cauceteros lograron reconocer la vuelta de este simbólico sonido en el departamento, generando nostalgia en los ciudadanos de mayor edad, recordado viejas épocas y tomando la atención de las nuevas generaciones, volvió, volvió la sirena de la bodega Esmeralda.

 

Información gentileza Raúl Chavero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *