Dom. Feb 5th, 2023

Una mujer de 43 años y de profesión docente empezó a ser investigada por la presunta golpiza que le propinó a su hija de 11 años, según informaron fuentes judiciales. La etapa de investigación contra la imputada durará seis meses con ella en libertad. Una jueza le ordenó que no se acerque ni mantenga ningún tipo de comunicación con la víctima por ese mismo periodo de tiempo.

El hecho sucedió el 13 de junio del corriente año en un loteo del departamento Caucete. El que hizo la denuncia fue el padre de la nena y expareja de la ahora imputada del delito de lesiones leves, agravado por el vínculo. No se da a conocer los nombres de los protagonistas para resguardar la integridad física y psíquica de la menor, damnificada del hecho.

El hombre contó en la Comisaría 9na y posteriormente en el centro Cavig que su hija le escribió mensajes al chat de WhatsApp pidiéndole que la fuera a buscar a casa de su madre. La niña le comentaba que la mujer le había pegado con un bolillo de amasar porque ella se había negado ir a ballet. El denunciante salió de inmediato de su trabajo y luego se dirigió al domicilio de la supuesta agresora para sacar a su hija de ahí.

El fiscal Ignacio Achem, investigador de la causa, contó este lunes a la jueza Verónica Chicón, en la audiencia de formalización, que cuenta con los elementos necesarios para investigar el hecho y pedir en el futuro un hipotético juicio. Uno de esos elementos es el informe del médico legista, que revisó a la víctima. El profesional hizo referencia a la existencia de un moretón en la pierna izquierda y dolor en la lumbar, manifestado por la niña en la revisión.

El representante del Ministerio Público Fiscal pidió seis meses para investigar el suceso de violencia doméstica y que la jueza ordene la cámara gesell para conocer el testimonio de primera mano de la niña de 11 años. El abogado defensor de la mujer, José Alejandro Rivero, no se opuso a ningún planteo de la fiscalía y aseveró que esas pruebas darán luz a la verdad.

La denunciada se abstuvo de declarar ante la jueza, no obstante, por su parte, el abogado defensor negó de raíz la existencia del hecho de violencia. La mujer no quedó detenida en ningún momento (no tiene antecedentes penales), pero no podrá mantener contacto ni con su hija ni con su expareja y denunciante por el tiempo que dure la investigación en su contra.

 

fuente: diario huarpe