Spread the love

La vida de un niño caucetero se encuentra en una situación crítica debido a la falta de autorización para una cirugía vital, a pesar de que sus padres presentaron todos los documentos requeridos en tiempo y forma. La odisea comenzó el 18 de diciembre de 2023, cuando los progenitores realizaron los trámites necesarios ante la obra social SancorSalud.

La situación parecía tomar un giro positivo cuando, el 8 de enero, la familia recibió una notificación de la obra social informando que la cirugía estaba aprobada y que en 48 horas podrían gestionar los pasajes y la estadía. Sin embargo, la esperanza se desvaneció rápidamente cuando, al cabo de ese plazo, se les notificó que la cirugía no había sido autorizada, resultando en la pérdida del turno programado para el 15 de enero.

Desesperados, los padres del niño caucetero se pusieron en contacto con el médico de cabecera, logrando que la cirugía fuera reprogramada para el 22 de enero. A pesar de los reclamos y cambios realizados, la situación empeoró el pasado lunes cuando la obra social decidió cambiar el lugar de la cirugía, derivándola a la Fundación Favaloro, donde se les ofrecía un costo menor.

La tragedia se agrava al descubrir que en la Fundación Favaloro no hay especialistas en fisiocardiopatía, la rama médica específica que requiere el niño. El único lugar donde existe un médico capacitado para llevar a cabo la cirugía es la Fundación Hospitalaria Pediátrica, que la obra social se niega obstinadamente a autorizar.

Incluso en esta situación crítica, SancorSalud se muestra renuente a aprobar la cirugía, poniendo en peligro la vida del menor.

 

fuente: infocaucete

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *