Mar. May 18th, 2021

Los reos que se fugaron de la seccional 32da de Las Casuarinas, en 25 de Mayo, ayer cumplieron tres semanas en la calle, pero tienen en claro que no se pueden dejar estar porque la Policía no cesa la intensa búsqueda.

La novedad del caso pasa por el actual paradero de los sujetos, llamados Emerson Adán Salinas (21) y su cuñado Luis Javier Vargas (21). Los investigadores están convencidos de que no andan muy lejos, como se especuló en algún momento. Es más, hace unos días, precisamente en la noche del jueves 11, unos pesquisas que hacían vigilancia los vieron cuando aparentemente pretendían acercarse a sus casas del Barrio Las Moritas de Caucete. Concretamente se encontraban en un parral cercano, a unas diez cuadras del barrio, y al ver a los efectivos corrieron y lograron escabullirse en medio de la oscuridad.

La hipótesis de los investigadores es que son los familiares los que de alguna manera se las ingenian para «aguantarlos», es decir, para abastecerlos con al menos comida y abrigo. Esa noche que Salinas y Vargas fueron vistos por los policías fue detenido Franco Salinas (19), hermano de Emerson, cuando llegaba al lugar con algunas bolsas aparentemente para entregarles, acompañado por dos chicas.

Según fuentes policiales, el joven fue apresado porque tenía pedido de captura por una causa antigua, pero a los días recuperó la libertad.

La versión entregada por los voceros de la Fuerza choca con lo que dijo ayer a este diario Sandra Aguilar (52), madre de Salinas. La mujer afirmó que desconoce dónde andan los prófugos y juró que no tuvo contacto con ellos en estos días. «Ayer -por el martes- me hicieron otro allanamiento, ya van como cinco. Vemos pasar los drones, salimos y nos siguen los patrulleros. No es vida lo que llevamos, ellos están haciendo una cacería humana. No tengo idea dónde están, pero lo único que les vuelvo a pedir es que no se entreguen porque los van a matar. Tengo mucho miedo de que me los entreguen en un cajón», expresó Aguilar, con los ojos llorosos.

Salinas y Vargas escaparon de la seccional 32da cerca de las 2.20 del 3 de este mes por la banderola de un baño, luego de violentar las rejas. Por el hecho fue suspendido el calabocero y la oficial que estaba de servicio esa madrugada. La suposición es que ellos no facilitaron la fuga, pero que actuaron con impericia.