Spread the love

Han pasado cuatro meses del brutal ataque de Jonathan Torres contra su expareja G., hecho de violencia de género ocurrido en Caucete. El sujeto está sospechado de haberle dado una patada y provocarle una grave lesión en la cabeza a la chica. Por esa herida, la joven al principio no podía hablar, y a pesar de que ahora ella se expresa más, todavía no está apta para dar declaración ante la justicia.

El imputado provisoriamente por tentativa de femicidio se encuentra detenido desde el inicio de la investigación y seguirá con esta medida cautelar. La jueza que está a cargo de la causa, Gloria Verónica Chicón, le amplió la prisión preventiva por cuatro meses más.

Daniela Pringles y Francisco Nicolía, los fiscales de UFI CAVIG a cargo de esta causa expresaron a la jueza que en septiembre se le hizo un estudio a la mujer y el resultado fue que ella todavía no podía declarar ante la justicia. Agregó que los profesionales de la salud le pidieron un mes más de evaluación, ya que ella todavía tiene signos de deterioro cognitivo; dijeron fuentes judiciales.

Otro de los datos aportados desde la Justicia, es que se espera que en noviembre se realice una mega junta de profesionales para que le hagan una mejor evaluación a la joven víctima.

La primera hipótesis planteada por la fiscalía es que esta mujer fue golpeada en el pecho por su ex y que ella cayó al piso golpeándose en la cabeza. Al inicio de la investigación todo fue muy confuso, pero el relato de los sobrinos de la víctima en Cámara Gesell fueron claves, porque ellos señalaron que su tío Jonathan Torres había golpeado a G.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *