fbpx
Spread the love

Bochorno en el ámbito político de Caucete. Fracasó la sesión preparatoria para que asuman los nuevos ediles en el Concejo Deliberante luego de los cuartos intermedios. Es un revés para el oficialismo que encabeza la intendente reelecta Romina Rosas. Los concejales de la lista de la excandidata Sonia Recabarren y los del Pro, identificados con otro excandidato, Iván Kadi, no dieron quórum. «Es inédito», dijo el actual presidente del órgano deliberativo, Juan José Escobar.

La noticia trascendió durante la mañana. Este jueves, a las 8, estaban convocados los concejales salientes y electos en Caucete para dar paso a la conformación del nuevo Concejo. Asistieron todos los que dejan los cargos el 10 de diciembre. La sesión arrancó sin sobresaltos hasta que llegó el turno de los ediles que deben asumir.

Según dijeron fuentes calificadas, había quórum porque estaban presentes cuatro integrantes: los tres que responden a la intendente -Luis Roca, José Luis Giménez y Marina Poblete- y uno de la oposición, Emanuel Castro. Pegaron el faltazo los dos ediles que entraron en la lista de Recabarren: Adriana Ginestar y Franco Buffagni.

La primera es reconocida pues ostenta la titularidad de la Dirección de Mujeres, Géneros y Diversidad. Además, fue presentada por el bloque Justicialista y tuvo el OK de la Cámara de Diputados provincial para ser fiscal de Primera Instancia. Es decir, tiene tres cargos en simultáneo.

Ante las ausencias, los concejales actuales definieron pasar a un cuarto intermedio hasta las 12, a la espera del arribo de Ginestar -que iba a presentar su renuncia- y Buffagni. Sin embargo, al retorno tampoco habían aparecido. Incluso, Castro no regresó y la sesión se cayó. En miras de la situación, hubo un segundo cuarto intermedio, esta vez hasta las 18. Nuevamente, no hubo suerte.

De acuerdo a Escobar, en la tarde estuvieron todos los concejales electos y Ginestar presentó la renuncia ante los ediles salientes. No obstante, ni ella ni Buffagni se sentaron en sus bancas. Tampoco Castro ni su compañero de bloque, Ramiro Fernández. No hubo quórum pese a las intensas negociaciones que entablaron los concejales de Romina Rosas. A las 21.30, luego de agotar las vías del diálogo, fracasó la sesión especial. «Ellos tienen intereses personales, quieren discutir las autoridades del Concejo. Esto es vergonzoso», dijo el actual presidente del cuerpo.

Vale poner la lupa en la situación de Ginestar. La todavía funcionaria provincial presentó su renuncia, pero no es válida hasta que se conforme el nuevo Concejo. «Es el cuerpo entrante el que tiene que aceptar la renuncia», explicó Escobar. Además, una vez que convoquen a otra sesión especial, será el Tribunal Electoral quien dé aviso sobre el reemplazante. En pocas palabras, si la renuncia no se concreta, la mujer no podría asumir al cargo en el Poder Judicial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *