Sáb. May 15th, 2021

Era una juntada más, al menos eso parecía. Tres amigas y tres amigos se reunieron a escuchar música y divertirse hasta que en un momento se terminó la bebida y uno de los muchachos le pidió a una de las chicas que lo acompañara en moto a comprar más. A punto de partir, otro de los jóvenes se subió también y los tres partieron a lo que, se suponía, era un trámite. Pero en el camino ocurrió lo impensado: se desviaron hasta un lugar sin testigos, y entonces el sujeto que iba atrás sujetó a la chica, y el que manejaba aprovechó para manosearla con tal violencia, que le rompió el corpiño y también la lastimó. Según un familiar directo de esa jovencita que tiene 19 años y fuentes de la investigación, así sucedieron los hechos a primera hora del miércoles de la semana pasada (el hecho trascendió ayer) en una localidad en las afueras de Caucete. La joven escapó porque gritó y se defendió a patadas y rasguños, precisaron.

La juntada había comenzado el martes en la noche en casa de una de las jóvenes, que ahora serán citadas como testigos. Según los voceros, fue el sujeto que se subió detrás en la moto (de apellido Oyola) el primero en llegar y decir «el A… (Oviedo) se mandó una cag…». Más tarde aparecerían por la misma casa la denunciante y el principal señalado como supuesto abusador. El sujeto -indicaron- pareció llegar contrariado, pues le habrían escuchado decir: «Buscan la cag… y después no se las aguantan».

La chica, en cambio, llegó envuelta en llanto y muy nerviosa. Aquella madrugada del miércoles, alrededor de las 2, llegaron hasta el Cavig (Centro de Abordaje de Violencia Intrafamiliar y de Género), donde le tomaron su testimonio, aunque el trámite en tomar algunas medidas de prueba, como el examen médico, les llevó un buen rato, indicó el pariente de la víctima. «Nos tuvieron como hasta las 11 de la mañana, pero vieron que estaba lesionada. Lo único que pedimos es Justicia», precisó el pariente.

Con las evidencias recabadas, ahora un juez deberá decidir si los denunciados deben o no ser indagados por algún delito y ser detenidos.