Spread the love

En el marco del conocimiento de dato de inflación en octubre que fue del 8,3%, se supo que en San Juan, el consumo de carne vacuna mantiene un marcado descenso que se registra, al menos, desde los últimos 60 años.

Según se detalló, la baja es del 40% y a diferencia de lo que ocurrió en las PASO, cuando los consumidores finales se volcaron a las carnicerías a comprar antes del día eleccionario, en las generales y de cara al balotaje, esa práctica no está sucediendo.

«El precio al consumidor final se ha mantenido, sube y baja a nivel mayorista de la media res, pero al consumidor final, el comerciante optó por dejar fijo lo que sería $4000 el kilo de blanda especial en el mostrador. La gente compra lo justo, lo que le alcanza y no gasta más, de hecho no se ha visto que haya aumentado el consumo, está bastante planchado», contó a Radio Colón, Leopoldo Ares, del frigorífico homónimo.

«No hay consumo, la gente busca alternativas, se cayó el consumo un 40% y no se despierta», agregó con preocupación, sobre el escenario que se presenta.

En este caso, puntualizó que a nivel mayorista, el precio de la carne varía, pero así como sube, también baja por el consumo, debido a que no hay grandes registros de ventas. «Hablamos de productos perecederos para lo cuales tenemos 7 días para su comercialización, eso nos marca mucho en el sentido de que, cuando no tenemos ventas, nos lleva a que no volvamos a comprar y se frena el precio», dijo.

Y agregó: «En los últimos dos a tres meses, el kilo de blanda especial pasó de $3000 a $4000, esa sería la variación en mostrador para el consumidor final».

Sobre las alternativas de cortes a la carne vacuna que más se buscan, cerró: «Lo que más se consume es la carne molida, sino se vuelcan más al pollo o al cerdo».

 

fuente: DLPSJ

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *