Mié. May 12th, 2021

Si bien la cuarentena obligatoria provocó que el número de femicidios aumentara a nivel nacional, con una víctima fatal por día, en San Juan las cifras de violencia de género no crecieron al mismo ritmo según indicaron desde la Dirección de la Mujer. Sin embargo, se implementaron medidas de precaución como la ampliación de las plazas en el refugio destinado a mujeres que conviven con violentos y no tienen a dónde ir.

La titular del área Adriana Ginestar explicó que el Hogar Aurora se acondicionó para tener 25 camas y que se agregaron otras 30 en un edificio cedido por la Dirección de Niñez. «Se preparó otro espacio en caso de que sea necesario y de que la demanda sea mayor a la habitual», sostuvo aunque advirtió que la cantidad de denuncias no ha variado con el aislamiento social.

«Las cifras nacionales son alarmantes: un femicidio cada 24 horas en cuarentena. Acá en la provincia se ha mantenido la misma cantidad de denuncias que los meses anteriores. En marzo, fueron 529 denuncias», aseguró al mismo tiempo que destacó la intervención de Flagrancia en estos casos, desde el 17 de enero cuando el fuero especial comenzó a investigar y juzgar el delito bajo la nómina de violencia intrafamiliar.

Ante la emergencia sanitaria que obliga el aislamiento social y que muchas víctimas queden encerradas con los violentos en sus domicilios, desde la repartición de Desarrollo Humano describieron el protocolo especial que se activó. «Se han establecido medidas de seguridad para mujeres en situación de violencia en el contexto que vivimos y por eso estamos atendiendo de 7 a 14 horas con una guardia mínima en nuestra sede central. Una profesional especializada en la temática puede asistir a quien lo necesite», manifestó.

Del mismo modo, puso énfasis en las áreas de la Mujer en municipios y en las vías de comunicación de la entidad. «Están los equipos y las mujeres en problemas tienen cerca personas especializadas que pueden ayudar. Hay números de teléfonos celulares también abiertos las 24 horas. A través de llamadas y mensajes por Whats App puedan solicitar auxilio», detalló y agregó: «Se reciben los pedidos en guardias pasivas y se disparan los mecanismos de ayuda; si hay una mujer en riesgo, la primera acción será recurrir a la policía más cercana».